El próximo martes 15 de noviembre llega a TNT su última producción, “Buena conducta”, con Michelle Dockery (“Downton Abbey”) y Juan Diego Botto (“Ismael”) como dúo protagonista. La serie nos mete de lleno en la vida de Letty, una ladrona que acaba de salir de la cárcel y está buscando una manera de sobrevivir y en la de Javier, un asesino a sueldo.

Con estos peculiares personajes, un tanto grises y bastante complejos, nos encontramos un piloto que es capaz de sorprendernos y de ofrecernos algo diferente a lo que podemos encontrar en cualquier otra serie. La química entre Michelle y Juan es innegable, y las actuaciones de este dúo hace que nos encontremos con un piloto sólido e interesante.

La primera temporada consta de 10 episodios, y en ellos veremos como la relación entre Letty y Javier va evolucionando entre el amor y el odio. Desde el momento en el que la vida de ambos personajes se cruza en el primer episodio, ya intuimos que esta relación les llevará a entrar en una espiral de caos, pasión, sexo y violencia, al fin y al cabo, una es una ladrona alcohólica y drogadicta, y el otro es un asesino.

El primer episodio

¿De qué trata el primer episodio? Letty ha logrado salir antes de la cárcel por buen comportamiento, y ahora está intentando ser una mejor persona, aunque sigue robando para poder sobrevivir. Esto le lleva a cruzar su camino con Javier, un hombre que planea matar a una mujer. La misión de Letty… intentar frustrar el asesinato.

buenaconducta_002

La line entre el bien y el mal

A mi sinceramente lo que más me ha gustado, quitando las actuaciones de ambos, es ese tono crudo y dramático de la serie y los personajes. En especial en el personaje de Michelle, donde vemos que no tiene ningún problema en robar, pero que tiene claras las lineas del juego, menos en su vida privada, donde el descontrol hace que la veamos rozando la linea de la oscuridad profunda.

El personaje de Juan Diego por el contrarío, es una persona mucho más centrada pero no por ello mucho más “buena”. Su trabajo consiste en asesinar a gente y pese a que sobrepasa el limite de lo correcto, Javier transmite mucho mayor control y serenidad en su vida diaria. Son dos personas que aunque parezca raro, se complementan la una a la otra, ambos son delincuentes, pero con códigos morales complementarios.

Yo desde luego seguiré con la serie. En una serie muy cuidada e interesante que es capaz de tocar temas bastante comprometidos, y que logra mezclar perfectamente el drama y la oscuridad con un pequeño toque de humor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here