La gran apuesta de Sony nos llega con ‘Emoji’. Los emoticonos nunca han estado tan vivos.


E stos emojis están muy vivos. Durante estos años han ido saliendo proyectos que nos dejaban totalmente descolocados y pensando que a los directivos de Hollywood se les había ido la pinza del todo. Hundir la flota se convirtió en una película titulada  ‘Battleship’, Angry Birds también, y las noticias sobre las adaptaciones del Tetrix o Monopoly han estado danzando sin parar. Pero es que también con los emojis, esas caritas que mandamos por whatsapps, la caca sonriente, la flamenca o la berengena.

La película nos mete de llenos en el mundo interior de un smartphone, vamos, un móvil. Oculta tras la aplicación de Whatsapp, se encuentra Textópolis, una ciudad bulliciosa en la que conviven todos los emoticonos, a la espera de ser seleccionados por el usuario del teléfono. Se trata de un mundo en el que cada emoji tiene una única expresión facial, salvo en el caso de Gene, un entusiasta emoji que nació sin filtro alguno y tiene distintas expresiones. Dispuesto a ser “normal” como todos los demás, Gene pide ayuda a su mejor amigo “Choca esos 5” y el descifrador de códigos de mala fama, “Rebelde”.

Viendo la película uno es incapaz de no recordar la saga ‘Divergente’. Bueno, igual no la habéis visto, pero en esa franquicia cada humano únicamente podía pertenecer a una facción, es decir, únicamente podía valer para una cosa. En esta película ocurre lo mismo, si eres una bailarina flamenca, solo puedes bailar flamenco, si eres una princesa, solo puedes hacer cosas de “princesa”, si eres una caca… ¿solo puedes ser una caca? Mira… no. Pero bueno, estas son las reglas del juego, y uno debe aceptarlas.

La película es una tontería, vamos a ser francos. No hay por donde coger ni la historia ni a los personajes. Es cierto que todo está adornado con un envoltorio muy colorido y llamativo, pero quitando la animación, que es bastante simple comparándolo con otras películas de este año, no tenemos nada. Es el vacío total. Es una película dirigida a un publico muy infantil que no va a entender la mitad de referencias. No creo que muchos niños de 7 años tengan conocimiento de trolls, viruses, Spotify,…

Es ligera, eso es innegable, pero la falta de frescura y de gancho hace que nos encontremos antes un producto con graves problemas de personalidad. Y de propósito. Es muy raro que – según los rumores que andan por la red – Sony apuesta tanto en los resultados de esta película que nadie sabe que existe, nadie tiene esperanzas y no tiene personajes que a la gente le pueda llamar la atención. Es verdad que hoy en día todos estamos con el móvil en la mano, pero hay un largo trecho entre esto y querer ver una película de animación protagonizada por estos emojis.

La caca feliz es muy simpática, la flamenca es todo un símbolo en las entregas de premios, pero, ¿Es suficiente que algo sea simpático para tener una película? Diría que Sony a perdido la oportunidad de hacer algo más arriesgado pero, ¿Estos personajes dan para más? Yo sinceramente lo dudo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here