Keanu Reeves vuelve a la gran pantalla con “John Wick: Pacto de sangre”, la segunda entrega de esta saga.


Han pasado tres años desde que John Wick llegó para contarnos su primera aventura de venganza, un coche, un perro, luchas cuerpo a cuerpo y tiros por doquier fueron los ingredientes de esa historia, y ahora nos llega esta secuela que mejora todo lo visto hasta el momento. Chad Stahelski, el director de ambas entregas, nos ofrece una historia llena de acción, explosiones y nuevos ingredientes de este gran universo de asesinos.

En esta ocasión el legendario asesino John Wick se ve obligado a salir de su retiro, ya que un antiguo socio le obliga, por un juramente de sangre, a cometer un asesinato. De un momento a otro John se ve inmerso en un complot para controlar la siniestra hermandad internacional de asesinos y se tendrá que enfrentar a algunos de los asesinos más letales del mundo. Seguramente muchos de vosotros no hayáis visto la primera entrega, pero no os preocupéis, al comienzo del filme nos harán un pequeño resumen, pero eso sí, si tenéis oportunidad de verla, no lo dudéis ni un segundo, la película lo merece.

Keanu Reeves nos demuestra que lo aprendido para su papel de Neo en Matrix no se le ha olvidado, los movimientos de lucha y manejo de armas quedan plasmados en esta película con un ritmo imparable. Chad logra mejorar las ya fantásticas escenas de lucha de la primera entrega, y desde el segundo cero uno se siente atrapado, no querréis ni parpadear por si os perdéis una nueva patada. La historia puede que no sea lo más original del proyecto, pero desde luego nos encontramos con una película de acción totalmente frenética, no hace falta grandes explosiones para lograr un resultado sobresaliente, solo saber manejar la cámara.

Si juntamos a un Keanu en su salsa, a Chad como director y al fantástico director de fotografía, Dan Laustsen (“La cumbre escarlata”), tenemos como resultado una película visualmente impactante. Es oscura, fría y con escenas que dejarán maravillados a más de uno, las escenas de los espejos  es sencillamente sublime. Mejora la ya fantástica primera parte y además también se nos ofrece una mayor profundidad en este universo de asesinos que se nos presentaba ligeramente en la primera entrega.

¿Merece la pena? Sin ninguna duda, si sois amantes de la acción no os podéis perder esta película. Muy pocas veces en el cine se pueden ver películas en las que las luchas cuerpo a cuerpo resulten tan excitantes y tan bien dirigidas y coreografiadas. Atención a la escena con Lawrence Fishburne, una pequeña reunión de Matrix.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here