Review: “Kong: La Isla Calavera”, un blockbuster con personalidad

1

Llega a los cines esta nueva entrega dedicada a King Kong, el gorila que luchará contra Godzilla.


King Kong apareció por primera vez en 1933, ahora, 84 años más tarde, las aventuras del gigantesco gorila vuelven a la gran pantalla dispuesto a conquistar la taquilla y mostrarnos su llegada a la saga de monstruos de Warner. Dentro de muy poco tiempo veremos como Kong se enfrenta a Godzilla, pero para ello debemos ver a Kong una pequeña introducción al personaje y su origen como habitante de la Isla Calavera.

La película dirigida por Jordan Vogt-Roberts, reimagina el origen del mítico Kong en una irresistible aventura original. Un diverso equipo de exploradores es reunido para aventurarse en el interior de una isla del Pacífico que no aparece en los mapas, sin saber que están invadiendo los dominios del mítico Kong. El grupo está encabezado por Samuel L. Jackson, Tom Hiddleston y Brie Larson, y al llegar a la isla su poca inteligencia conjunta les hace cometer un grave error… Uno no llega a una casa y tira la puerta sin llamar antes.

Esta aventura es una absoluta locura sin descanso, donde la acción y unos efectos especiales que quitan el hipo nos atrapan desde el comienzo. Jordan consigue impregnar el filme con personalidad y gusto, y pese a un guión un tanto loco, y algunas veces ridículo, la acción que se nos muestra en pantalla es de lo más excitante. No tiene mucho que ver con Godzilla (2014), película con un tono muchísimo más dramático, esta tiene un espíritu mucho más aventurero y desenfadado.

Que es un disfrute visual nadie va a poder negarlo, el primer encuentro con Kong deja a cualquiera pegado a la pantalla, y desde ese mismo momento, la película entra en una espiral de acción, explosiones y bichejos sin control. ¿El problema? Seguramente sean los personajes, ya que al espectador le da igual el futuro de estos. La actuación tan ¿paródica? ¿desenfadada? ¿absurda? de Samuel L. Jackson la verdad es que no ayuda en nada. Tom Hiddleston por el contrarío está fantástico, pero lamentablemente es el único que logra brillar algo en medio de esta persecución. Brie Larson tampoco llega a hacer nada destacable, excepto que rompe un poco con el estereotipo de mujer rubia en apuros que cae en las manos de Kong.

Warner ha conseguido una muy buena película palomitera con la que el espectador se lo pasará bien, con algunos peros, pero que deja una sensación de euforia sin precedentes en el universo de Kong. Es una película con un claro propósito, entretener, y que consigue de manera muy satisfactoria. Lo mejor de todo es que Jordan no ha tenido que renunciar a impregnar el filme con su personalidad, esta no es otra de esas películas palomiteras sin carisma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here