Ben Affleck vuelve a ponerse delante y detrás de las cámaras para traernos su nuevo proyecto cinematográfico.


“Adiós pequeña, adiós”, “The Town. Ciudad de ladrones” y “Argo”, tres películas que no solo captaron la atención de los espectadores sino que consiguió que muchos viésemos a Ben Affleck de otra manera. Yo sinceramente no daba ni un duro por la carrera cinematográfica de Ben, pero desde que comenzó su carrera como director vimos que Affleck tenia las dotes suficientes como para soportar un buen papel protagonista en sus hombros.

Uno de sus primeros papeles fue en “Buffy, la cazavampiros”, un papel sin acreditar como jugador de baloncesto, ahora, veinticinco años más tarde, llega con “Vivir de noche” metiéndose en la piel de Joe Coughlin. Joe, decidido a enmendar los errores cometidos contra sí mismo y contra los suyos, se adentra en un peligroso camino que va contra su educación y su propio código ético. Él y su osado equipo dejan atrás el frío invierno de Boston para acudir a la calurosa ciudad de Tampa. Allí Joe aprenderá que la venganza, aunque pueda resultar más dulce que la melaza con la que se produce el ron ilegal que vende, siempre tiene un precio.

El filme se podría dividir en dos partes, una primera con un Joe incapaz de hacer algo malo, robar si, pero no más. Y una segunda parte en la que deja su código ético y convertirse en la cabeza de una peligrosa mafia. La película va de menos a más, de hecho, la primera parte resulta un tanto aburrida y lenta, cosa que se arregla nada más llegar a Tampa, donde la película adquiere un ritmo más acelerado y nos cuentan algo mucho más interesante.

Lo peor es Ben Affleck. No quería escribir esto pero es uno de los grandes problemas que le veo a la película. Si en “Argo” y “The Town”, Ben consiguió satisfactoriamente dirigirse a si mismo, en esta ocasión Ben no logra soportar el protagonismo de la historia. El parece cansado, agotado y en muchos momentos desconectado de lo que le ocurre a su personaje.

Si juntamos que el comienzo es lento, que Ben no llega a conectar con el personaje y que la película dura más de 2 horas, puede parecer que nos encontramos ante una película un tanto aburrida. Pero luego llega la segunda parte y el final, que nos deja un magnífico sabor de boca.

El tiroteo en el hotel de Tampa, Y PUNTO. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here