En el 2003 comenzó la saga Underworld en la gran pantalla, una aventura que a primera vista parecía corta pero que misteriosamente cada tres años nos ha traído una nueva entrega. Este fin de semana, 13 de enero, llega a España la quinta entrega, “Guerra de sangre”.

Esta saga cinematográfica se centra en Selene (Kate Beckinsale), una vampira que forma parte del escuadrón de la muerte, un grupo de vampiros preparados para la lucha. Durante siglos ha existido una guerra entre los vampiros y los licántropos, una lucha eterna en la que por el momento el bando de los rondadores nocturnos parecen tener el control. No obstante, un humano, Michael Corvin, descendiente del tercer hijo Corvinus – el origen de los vampiros y licantropos – es la piedra angular para el triunfo de una de estas especies.

Underworld – 2003

Esta primera entrega nos establece las leyes y normas de esta peculiar mitología. Desde un primer momento conocemos a Selene, que se encuentra en una misión de reconocimiento siguiendo a dos licántropos en plena ciudad. En esa misión su mirada y vida se cruzan con Michael Corvin, un humano que se ve involucrado en la guerra entre vampiros y licántropos.

Michael es descendiente de Alexander Corvinus, uno de los primeros inmortales, y los licántropos están en su búsqueda para conseguir su crear el primer híbrido. Pero no todo sale como tenían previsto, ni para los vampiros, ni para los licántropos, ni para Selene. El pasado de la vampira parece ser una mentira, Viktor no es trigo limpio.

La película termina con Selene y Michael aislados y apartados de ambos mundos sobrenaturales, y con un terrible mal a puntito de llegar…

La mejor de la saga, es un buen punto de arranque para crear la mitología y lograr crear interés. Yo siempre he sido un gran amante de las películas, series, novelas… de vampiros, y poder ver a estos series pegar patadas como panes fue toda una experiencia. Kate está fantástica, los efectos especiales son una gozada y la fotografía de la película es una maravilla.

Underworld: Revolution – 2006

Y ese mal llega. En esta segunda entrega la historia se expande para mostrarnos mucho más del pasado de Selene y nos trae un peligro mucho mayor que el que suponía Viktor. Cuando Viktor mató al licántropo que fabricaba las armas de Lucian en el hogar de los vampiros, su sangre derramada llega hasta la tumba de Marcus, lo cual hace que el vampiro se levante.

Al levantarse Marcus decide matar a Selene y Michael, ya que ella mató a uno de los ancianos y Michael es un engendro, y también buscar las dos llaves para liberar de la prisión a su hermano William, hijo de Alexander Corvinus.

Una entrega interesantes pero a la vez se nota que es mucho más comercial que la primera. Está claro que según avanzan las sagas, los guionistas se tienen que ir inventando nuevos seres para crear más interés en el espectador y hacer que los personajes se reten. Después de matar a cientos de licántropos y a vampiros ancianos… ¿Qué es lo siguiente? Pues un vampiro alado y un super licántropo. Es entretenida, pero a la vez da la sensación de ser un refrito de otras películas, como Matrix 2.

Underworld: La rebelión de los licántropos – 2009

Con la tercera entrega de la saga damos un viaje al pasado, esta precuela nos cuenta los comienzos del reinado de Viktor y el nacimiento de los nuevos licántropos. Vemos el origen del “villano” de la primera entrega, Lucian, y su historia de amor que comenzó a crear el conflicto.

A pesar de ser una de las entregas más interesantes, ya que vemos el comienzo de la guerra entre ambas especies, también es la más innecesaria de todas, ya que lo más destacable e importante se nos mostró en la primera entrega en varios flashbacks. Yo personalmente nunca entenderé la decisión de hacer esta precuela, ya que lo inteligente hubiese sido continuar la trama ya creada. Supongo que la falta de ideas, del poco interés del reparto en esos momentos y que no es una saga que haya triunfado con grandes recaudaciones hizo que naciese este pequeño proyecto.

Underworld: El despertar – 2012

La historia continua inmediatamente después de la segunda entrega, apenas seis meses después de lo ocurrido en Underworld: Evolution. Ahora los humanos son conocedores de la existencia de los vampiros, licántropos y de su guerra. Y para encontrar una manera de protegerse, los humanos capturan a Selene y Michael.

Damos un pequeño salto temporal de 12 años, en los que nuestros protagonistas han estado criogenizados mientras les hacían diversas pruebas. Al despertarse, Selene se encuentra con un mundo completamente diferente al que conocía, con una niña a la que proteger, sin saber donde se encuentra Michael y con decenas de humanos, vampiros y licántropos persiguiéndola.

Esta entrega siempre me ha recordado mucho a Resident Evil, con un ritmo mucho más agresivo, escenas de acción mucho más cuidadas y mutaciones de lo más espeluznantes – por no decir un tanto ridículas. Es una película muy corta y que no termina, simplemente decidieron dejar de rodar.

Underworld: Guerra de sangre – 2016

Y nos llega la quinta entrega… ¿Tendremos una sexta? Yo sinceramente espero que sí. Muy pronto la crítica de esta película en la web.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here