Crítica de ‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’

Suena a pregunta clásica, casi tópica, ¿verdad? Pero, ¿y si quienes contestan a este sencillo desafío son un reducido grupo de amigos? ¿Y si sólo pueden elegir entre los presentes? Ezequiel (perdón, Eze), Celeste, Marcos y Marta son un grupo de amigos como cualquier otro. Podríamos ser cualquier grupo de colegas que lleva compartiendo su vida desde hace años. Desde que empezaran la carrera han estado conviviendo en el mismo piso de estudiantes en Madrid, pero el tiempo no ha pasado en balde. Sin darse apenas cuenta, han pasado del «pues yo quiero ser tal» o «lo que quiero hacer con mi vida es esto» a tener que vivir la vida como cualquiera de nosotros, en la cuerda floja que separa nuestros sueños de la realidad de pagar el alquiler. La obra empieza con el amanecer del último día en que comparten piso: una efeméride que pone punto y final a esa manera de vivir, a ese «estirar el chicle» al que llevan jugando desde que terminaran sus estudios. Y es que cuando somos jóvenes vemos la vida como un jugoso solomillo en su punto al que hincarle el diente, y con el paso del tiempo vemos que la realidad, haciendo uso de la expresión popular, está más bien cruda.

Uno de los mayores placeres de haberme mudado a Madrid es la cantidad de oferta cultural que hay. Si, suena a tópico, pero hasta que no llegué a la «capi» con ánimo de quedarme no había pisado tantas veces el teatro. Y no hace falta gastarse un pastizal en musicales de Gran Via para pasar un rato agradable. Hay obras sencillamente geniales mucho más asequibles de lo que cabría esperar, y «¿A quién te llevarías a una isla desierta?» es una de esas delicias. Puede que con la introducción que he hecho te esperes lo peor. Pero tranquilo, porque el texto de Jota Linares y Paco Anaya está escrito de una manera maravillosamente divertida. Y ahí radica la grandeza de esta obra: te identificas, te emocionas, ries sin parar y sí, puede que llores. En la piel de los cuatro inquilinos del piso están los actorazos Juan Blanco, María Hervás/Beatriz Arjona, Maggie Civantos y Abel Zamora, capaces de parecerte amigos cercanos, y en ocasiones, recordarte a ti mismo. Una experiencia que no puede dejar indiferente a nadie de nuestra generación.

¿Y tú? ¿A quién te llevarías a una isla desierta?

¿Te atreves a jugar?

«¿A quién te llevarías a una isla desierta?» está en cartel en Nave 73.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí