¡Ha vuelto el vigilante encapuchado! El pasado 9 de octubre los espectadores de la CW (y ayer día 16 los de Calle 13) fueron testigos del regreso de Oliver Queen. ¡Y fue un regreso por todo lo alto! ¿Recordáis como se quedó la cosa en el último episodio de la primera temporada?

Han pasado unos meses desde el terremoto de los Glades, y Oliver Queen ha vuelto a desaparecer. Tras no lograr detener el plan de Malcolm Merlyn (al menos en su totalidad), la culpa y la sensación de fracaso hicieron que Ollie volviese a la isla de Lian Yu. Sin embargo, ocultarse del mundo no es una solución, motivo por el cual Felicity y Diggle acuden a por él. Y no sólo porque ya haya tenido sus meses de pataleta, sino porque es necesario que regrese a su casa y a su empresa.

arrow_coh1

Tras las declaraciones de Moira en las que se hacía responsable en parte del terremoto, las acciones de Queen Consolidated están cayendo, y la empresa corre peligro de acabar en manos de Isabel Rochev, de Stellmoor International. Por su parte, Thea se ha hecho cargo del club Verdant en ausencia de su hermano, Roy sigue emperrado en encontrar al encapuchado y seguir sus pasos, Laurel ahora trabaja para el Fiscal del Distrito, el Detective Lance ha sido relegado a oficial y Moira Queen cumple condena en la cárcel sin apenas recibir visitas de su hija, que la culpa del atentado. Pero eso no es todo: un grupo de encapuchados imitadores del vigilante han empezado a hacer de las suyas en Starling City, tomándose la justicia por su mano (y evidentemente, sin lista ni nada, y dejándose llevar por venganzas personales).

Con este panorama es con el que tiene que lidiar Oliver a su vuelta. Y no es moco de pavo. Tras reunirse con Isabel Rochev ve peligrar la empresa por la que tanto trabajó su padre, de la que Stellmoor ya ha obtenido un gran número de acciones. Sin embargo, por sugerencia de su madre, pide ayuda a Walter Steel, por lo que impide que Rochev se haga con la empresa.

La relación de Ollie y Laurel llega a un nuevo punto cuando ambos admiten la culpabilidad que sienten por haber vuelto juntos al final de la primera temporada para desgracia de Tommy, una sensación que se ha agravado por la posterior muerte de Tommy durante el terremoto. Los dos están de acuerdo en que esa no es manera de estar juntos, pero que no tienen por qué dejar de verse, pudiendo ser amigos. ¿Demasiado fácil? Ya veremos como avanza esto…

A pesar de que reniega de volver a ponerse la capucha y empuñar el arco por su «fracaso», Felicity y Diggle logran que Oliver retome sus actividades nocturnas, gracias a lo cual detiene a los imitadores encapuchados, que habían secuestrado a Thea para hacerle pagar por los pecados de su madre. Ante la idea de morir sin haber hecho las paces con su madre, Thea la visita en la prisión y se reconcilian.

¿Y la isla? ¡Ah, claro! ¡Los flashbacks! Lo cierto es que, tan atada como dejaron la historia de la isla en el final de temporada, resultaba una incógnita saber por dónde irían los tiros. Pero claro, Oliver pasó 5 años en Lian Yu, y los eventos flashbackeros de la primera temporada sólo nos han contado el primero de ellos. ¿Qué más calamidades le pasaron los restantes 4 años? Durante los saltos temporales de este episodio vemos como Oliver, Shado y Slade siguen sobreviviendo en la isla tras derrotar a Fyers. Incluso vemos que las aptitudes de Oliver han aumentado y que está muy cariñoso con Shado. Pero una vez más, descubren que no están solos en la isla. Shado es capturada por unos extraños, aunque Oliver y Slade acuden al rescate… y Ollie se desahoga acabando brutalmente con uno de ellos. ¿Quienes son? ¿Qué quieren? Veremos si los nuevos «otros» mantienen un mínimo interés en lo que ocurra en la isla.

El clímax del episodio: reunido con Felicity y Diggle en el sótano del club, Ollie expone a sus compañeros que Starling City no necesita un vigilante, sino un verdadero héroe. Y que no quiere que le llamen «el encapuchado» («the Hood»). Ante la pregunta de «¿cómo quieres que te llamen?», Oliver se queda mirando una de sus flechas verdes… Por otro lado, a Roy le salva de recibir una paliza épica una rubia enmascarada. Señoras, señores, con ustedes, «Black Canary«. La «Ciudad de Héroes» va tomando forma…

Compartir
Artículo anteriorCrítica: Una cuestión de tiempo
Artículo siguienteCrítica: Turbo
Mi relación con las series y el cine viene de la mano de la fantasía y ciencia ficción. Aun recuerdo mis intentos de quedarme viendo "Expediente X" con mis padres y mi posterior enganche a "Stargate SG-1", las que aun considero entre mis series favoritas junto con "Smallville", que supuso la fusión con otra de mis pasiones, los cómics de superhéroes. En cuanto al cine, arrastré a mis padres a ver "Parque Jurásico" al cine por mi temprana obsesión con los dinosaurios, que todavía perdura. Así que si alguna serie o película tiene alguno de estos ingredientes, allí estaré para verla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here