Resumen

Cuando hace una entrega, Jongsu (Yoo), un joven mensajero, se encuentra por casualidad con Haemi (Jun), una chica que vivía en su vecindario. La joven le pide que cuide a su gato durante un viaje a África. A su regreso, Haemi le presenta a Ben (Yeun), un joven misterioso y con dinero que conoció allí. Un día, Ben revela a Jongsu un pasatiempo muy extraño... Adaptación de una historia de Murakami.

Crítica de ‘Burning’, la esperadísima vuelta de Lee Chang-dong

Puntuación

Lee Chang-dong adapta a Murakami en este extraño y desconcertante triángulo amoroso.


La primera película como director de Lee Chan-dong en 8 años expande un relato de Murakami en una suerte de lento y turbador thriller que al principio no parece más que un drama costumbrista al uso. Con un ritmo muy propio del director, que puede llegar a resultar aburrido a algunos expectadores, se nos va mostrando la caída en la obsesión de Jongsoo (Yoo Ah-in). Empieza con Jongsoo, un chico de clase trabajadora que sueña con ser escritor, encontrándose con Haemi (Yun Jong-seo) una antigua amiga de su pueblo en el centro de Seúl. Ella acaba enseñándole su piso y pidiéndole que cuide de su gato mientras ella está de viaje en África. (al que no vemos nunca en el piso) y acaban acostándose. Cuando vuelve de África no está sola. Viene acompañada de Ben (Steven Yeon), un hombre muy guapo y de buena familia.

Crítica de ‘Burning’, la esperadísima vuelta de Lee Chang-dong • En tu pantalla

Con este punto de partida, Lee Chang-Dong nos presenta a tres personajes muy diferentes entre sí que nos atrapan, especialmente Jongsoo, desde el primer momento. Haemi es una suerte de inalcanzable hada para Jongsoo, a pesar de ese único encuentro sexual. Jongsoo es un chico de pueblo que tiene que volver a la casa familiar porque su padre tiene problemas con la ley. Y, el gran misterio es Ben, un rico y guapo coreano que vive en Gangnam (la zona bien de Seúl) que en un momento dado admite que le gusta quemar invernaderos abandonados.

Cuando Haemi desaparece después de una visita a la casa en el pueblo de Jongsoo, este se obsesiona con resolver el misterio. Misterio que poco a poco se desdibuja pues ya no es lo interesante. Pronto intentar encontrar a Haemi deja de ser lo que mueve a Jongsoo. Su obsesión la traspasa a Ben y a intentar descifrarlo. Nunca se sabe exactamente que le ha pasado a Haemi. Es el gran misterio sin resolver de la película, dejándolo a merced de la opinión del espectador. Cierra así una película lenta pero a la vez fascinante en la que somos los espectadores los que tenemos que responder algunas de las preguntas.

Crítica de ‘Burning’, la esperadísima vuelta de Lee Chang-dong • En tu pantalla

Lee Chang-dong ha vuelto con una película atmosferica, con una fotografía impecable y con una historia envolvente pero que tal vez no sea para todos los públicos, ya que su ritmo un tanto lento puede llegar a sacarte de la historia que intentan contarnos.  El peso de la película recae totalmente en Yoo Ah-in en el papel de Jongsoo, que de manera impecable nos presenta un personaje que se va creando y, a la vez, desdibujando frente a nuestros ojos. Es su obsesión, su locura, y su malestar lo que empuja la película hasta un final catártico que es realmente el único final posible a esta historia. 

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Cuando hace una entrega, Jongsu (Yoo), un joven mensajero, se encuentra por casualidad con Haemi (Jun), una chica que vivía en su vecindario. La joven le pide que cuide a su gato durante un viaje a África. A su regreso, Haemi le presenta a Ben (Yeun), un joven misterioso y con dinero que conoció allí. Un día, Ben revela a Jongsu un pasatiempo muy extraño... Adaptación de una historia de Murakami. Crítica de ‘Burning’, la esperadísima vuelta de Lee Chang-dong