¿Qué pasa si estás embarazada y no sabes realmente si tu pareja te quiere y sería capaz de afrontar ese notición? Pues lo más fácil del mundo: le drogas con “Burundanga” y tienes ya toda la verdad que necesitas saber.
Así arranca esta comedia que nos muestra a 2 amigas y compañeras de piso, debatiendo sobre cómo Berta va a decirle a su pareja (Manel) que está embarazada. Silvia le aconseja que le dé Burundanga que es la droga de la verdad y así ella sabrá realmente qué hacer con el bebe, ya que después de esos efectos Manel no recordaría nada.
(Aviso: Los siguientes 2 párrafos pueden contener Spoilers, si quieres te los saltas y sigues leyendo donde aviso que ya no hay).
Hasta ahí todo bien, pero claro si juntamos que Manel es un miembro de ETA, que su amigo y compañero de banda terrorista Gorka viene a visitarlo, y que ambos secuestran al tío de Silvia en casa de las 2 amigas, nos podemos encontrar con un gran momento de risas aseguradas.
De lo que parece que es un secuestro por una banda terrorista acabamos con algo totalmente contrario, con un final feliz y con todos los problemas solucionados.
(Aviso: Ya no hay más Spoilers así que sigues leyendo por aquí)
Una obra de teatro que, al menos para mí, va de menos a más. Risas desde el principio pero que poco a poco esas risas pasan de ser puntuales a una carcajada constante gracias a la interpretación de los actores  con unas situaciones la mar de alocadas y que no sabes por donde pueden salir.
En mi caso vi la obra con Eloy Arenas, Mar Abascal, Raúl Peña,  Mar del Hoyo, Fran Nortes, de actores, (depende de algunas funciones van cambiando los actores) y decir que quedan perfectos en sus personajes, dando mi mención especial a Mar Abascal, por su papel de Silvia. Cada vez que abría la boca o estaba en escena era sinónimo de reír.
Si te apetece buen teatro y reírte un poco de la vida recomiendo que vayáis a ver “Burundanga” porque estoy seguro de que os encantará.
Puedes ver “Burundanga” todas las semanas en el Teatro Lara. Más información en la Web del Teatro.
Compartir
Artículo anteriorCrítica: “La Cenicienta” (2015). Los clásicos en carne y hueso.
Artículo siguiente¿Quién no quiere sentir “La Llamada”?
Por culpa de Internet hoy soy lo que soy. Un friki de las series. Una pasión que consigue que desconectemos de la vida misma y que acabemos sin uñas con los finales de temporadas. Series basadas en Comics, Dramas, Juveniles, Acción, o las cuales hacen que no me levante la vista de la pantalla y me hagan querer más, son mis favoritas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here