La televisión es un mundo en el que todo debería tener cabida, pero la verdad es que no es así. Todos los años se estrenan decenas de series cortadas por el mismo patrón: Procedimentales sosos que podrían formar parte del mismo mundo, «NCIS», «Code Black», «Chicago Fire» (P.D., Med). Comedias similares como «Dr. Ken» o «The Goldbergs». O dramas culebronescos a lo «Anatomía de Grey» o «Madam Secretary». Pero muy de vez en cuando sale una serie de la nada que nos sorprende a todos y nos ofrece algo diferente, «Galavant», «Ugly Betty», «Pushing Dasies»,… y ahora «Crazy Ex-Girlfriend».

No voy a decir que «Crazy Ex-Girlfriend» es una maravilla, pero por lo menos es diferente y nos ofrece algo con un aire desenfadado y original. Esta serie de 42min es un musical en el que nuestra protagonista dejará su vida como abogada en Nueva York, por ir en la búsqueda de su amor. Es comedia, es musical y es una locura. Una reportera americana ha lanzado una pregunta, ¿Cómo os puede gustar y caeros rendidos frente a Code Black?, razón no le falta, la serie de «Code Black» la hemos visto miles de veces y desde luego mucho mejor en todos los sentidos, pero «Crazy Ex-Girlfriend» es algo nuevo. Lamentablemente esta serie se ha estrenado con unos números pésimos.

crazy_001

Nuestra protagonista, Rebecca (Rachel Bloom, creadora y protagonista) es una chica a la que la cabeza muy bien, lo que se dice muy bien, no le funciona, pero resulta divertida y las situaciones en las que se encuentran resultan un tanto WTF o de vergüencita. A mi por lo menos el piloto me ha llevado a un happy place al que muy pocas series consiguen llevarme, pero también me daba la sensación de que esto no puede mantenerse y durar mucho. De echo, yo le daba una duración de película Disney, es decir, 90min, y es más que suficiente.

Una mezcla de «Nunca me han besado», un musical y con personajes muy poco cuerdos, dan como resultado «Crazy Ex-Girlfriend». No tengo muy claro de si la mezcla funciona pero entretener entretiene, y lo más importante, es algo diferente, que al fin y al cabo es algo que el público debería agradecer. Ver todo el rato lo mismo con diferentes envoltorios puede resultar cansino y hacernos dejar de disfrutar de las series, convertirnos en consumidores automatizados no es la meta, lo suyo es que podamos disfrutar de un gran abanico de géneros y de series originales.

Basta de intentar repetir formulas a lo «Perdidos» o de éxitos a lo «House», yo agradezco las series de superhéroes y los culebrones, al fin y al cabo aunque pertenezcan a un mismo género normalmente suelen innovar en algún aspecto, pero con los procedimentales y comedias es más raro encontrar algo original, diferente o fresco. Como he dicho, «Crazy Ex-Girlfriend» puede no ser la mejor serie de la temporada, pero desde luego uno tiene que agradecer los riesgos de esta serie

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here