¿Nunca habéis tenido la sensación de haber pasado la mejor noche de vuestra vida? ¿Trataríais de repetirla? Cinco amigos de la infancia se reúnen después de 20 años porque uno de ellos está empeñado en volver a probar suerte en un maratón alcohólico que nunca pudieron llegar a completar. Gary King, un cuarentón que todavía no ha conseguido superar la adolescencia, convence a sus cuatro reacios amigos y los arrastra a su pueblo natal en un desesperado intento por llegar al famoso pub “The World’s End”. Pero mientras intentan reconciliar el presente con el pasado, empiezan a darse cuenta de que la auténtica lucha debe librarse por el futuro, y no solo el suyo, sino el de toda la humanidad. Llegar al pub “The World’s End” es ahora el último de sus problemas.

Título: Bienvenidos al Fin del Mundo
Fecha de estreno: 29/11/2013

Esta entrada contiene Spoilers de la película.

LA MEJOR NOCHE DE NUESTRA VIDA

Gracias a Universal Pictures Spain pudimos ver ayer mismo “Bienvenidos al Fin del Mundo”, la nueva cinta de los creadores de “Zombies Party” o “Paul”. Como tengo costumbre, tengo que acotar bien mi opinión de cara a que la entendáis. Soy un gran “fan” del humor británico y de su ciencia ficción, sobre todo de aquella que roce la absurdez. Así que os podréis imaginar que soy un gran Whovian. Los precedentes del equipo de la película me gustaron muchísimo, sobre todo Zombies Party (Shawn of the Dead), así que os imagináis las expectativas que tenía en esta película.

En esta ocasión conocemos a Gary King (Simon Pegg), un cuarentón que no ha madurado ni una pizca y que sigue recordando como la mejor noche de su vida la fiesta que se pegaron tras acabar el instituto. Sin embargo, para sus viejos amigos el tiempo ha pasado. Tienen trabajo, están casados… y aquella noche no es más que un recuerdo más de su juventud. Para algunos como Andy (Nick Frost) incluso es algo que quieren olvidar, ya que del colocón y niveles etílicos de aquella noche fue a parar al hospital. Jugando con sus sentimientos y haciéndoles creer que “todos los demás van a ir”, logra reunir al viejo grupo para repetir la hazaña. Y es que su fiestón consistió en recorrer la “Milla de Oro” de pubs de su ciudad, acabando en el “The World’s End”. Un recorrido de 12 pintas de cerveza por barba que no lograron acabar aquella noche, lo cual obsesiona a Gary.

Volver a la ciudad natal tras haber ido a la universidad y trabajar fuera durante años no es lo mismo. A todos nos ha dado la doble sensación de que las cosas sean “igual, pero distintas”, sobre todo en pueblos pequeños donde la vida apenas cambia y los que hemos cambiado somos nosotros. Pero no esta vez: el pueblo ha cambiado, y es que parece que muchos de sus habitantes han sido reemplazados por copias sintéticas. Cuando Gary se encuentra con una de las copias y se lía a porrazos con el autómata se desata la locura. Y claro, deciden que, para que los autómatas no sospechen que lo saben, van a hacer como que siguen con su etílico plan.

PURO HUMOR ABSURDO Y CIENCIA-FICCIÓN MADE IN UK

Con semejante premisa es normal que muchos penséis “WTF?”. Y no es para menos. Recordemos que estamos hablando del equipo de gente que se puso a discutir sobre qué vinilos lanzar para detener a zombies y cuales merecían salvarse. Los diálogos en cada pub cuando están los cinco mosqueteros reunidos son una maravilla si te gusta el humor británico. Los juegos de palabras, como una discusión acerca de cómo llamar a los autómatas por culpa de la confusión que generan los pronombres son oro. Y las escenas de acción, cuando ves a Gary liándose a mamporros con los autómatas que les atacan mientras trata de no derramar su cerveza son desternillantes.

¿Y los alienígenas robóticos? Pues parecen sacados de cualquier episodio de Doctor Who. Lo que no tengo claro es si son un villano más de la etapa de Russell T. Davies o de Stephen Moffatt. De hecho, tal era la semejanza y tan británico era todo, que varias personas en la sala estuvimos de acuerdo en que estábamos alerta por si había algún guiño al Doctor. Lamentablemente no encontramos ninguno, a no ser que los propios aliens lo sean.

Quizás la única pega que le pondría es que la primera parte, cuando están yendo de fiesta es un poco larga. Porque claro, sabes que van a pasar cosas apocalípticas y estás esperando a ver cosas raras. Lo dicho, totalmente recomendable para fans del humor británico y de su ciencia ficción gamberra.

 

Compartir
Artículo anteriorBlack Friday 2013: Un poco de consumismo
Artículo siguienteArrow 2×06: Mantén cerca a tus enemigos
Mi relación con las series y el cine viene de la mano de la fantasía y ciencia ficción. Aun recuerdo mis intentos de quedarme viendo "Expediente X" con mis padres y mi posterior enganche a "Stargate SG-1", las que aun considero entre mis series favoritas junto con "Smallville", que supuso la fusión con otra de mis pasiones, los cómics de superhéroes. En cuanto al cine, arrastré a mis padres a ver "Parque Jurásico" al cine por mi temprana obsesión con los dinosaurios, que todavía perdura. Así que si alguna serie o película tiene alguno de estos ingredientes, allí estaré para verla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here