¿Quién no conoce a estas alturas a Bob Esponja? Puede que lo adores, puede que no lo soportes, pero has oído hablar de él y no te puede dejar indiferente. Este bichejo (si, las esponjas son animales) creado por el dibujante y biólogo marino Stephen Hillenburg lleva en antena desde 1999 (ojito, que parece que sea de anteayer, pero no) y esta no es su primera incursión en la gran pantalla. Su primer largometraje fue “Bob Esponja: la película” (2004) y diez años más tarde (y una pizca más) nos ha llegado su nueva aventura, “Bob Esponja, un héroe fuera del agua”.

La nueva aventura de Bob Esponja puede ser definida con una palabra: locura. Si, es una locura. Y mira que el simpático y amarillo porífero y su amigo Patricio nos tienen ya acostumbrados a argumentos marcianos y diálogos de besugos. Pues si, Bob Esponja lo ha vuelto a hacer. Locura tras otra, y enredo tras otro, estamos ante una película que, literalmente no sabes por dónde te va a salir.

Un punto a favor es que el principio de la historia, narrada por el pirata encarnado por Antonio Banderas, pone al día a cualquier profano que no haya disfrutado o sufrido las aventuras de Bob. Así pues, es una película que puedes ver y entender (dentro de todo lo entendible que es para alquien sin el azucarado cerebro de esta esponja) sin necesidad de haber visto ni un solo episodio de la serie.

Quizás juega en su contra que las imágenes promocionales, posters incluídos, nos han spoileado el climax de la película, viendo a la pandilla en 3D, e incluso convertidos en superhéroes. Y es que el resto de película es en animación tradicional, como la serie, y sólo al tener que salir del agua para poder salvar Fondo de Bikini, nuestros héroes sufren la metamorfosis tridimensional.

Si bien he de reconocer que no me reí tanto como en la primera película (que es que aun la veo, y me parto, ¿eh? ¡Llevamos bigotín! Vale, ya paro) estamos ante una película muy entretenida, con gags muy graciosos y que, lo más importante, es Bob Esponja al 100%. Así que, si te gusta, te gustará. Y si no, ¿pues para qué vas a ir a verla?

Compartir
Artículo anteriorTráiler de Serie: Daredevil (Netflix). Estreno el 10 de abril.
Artículo siguienteNBC renueva… 5 series. Blacklist, Grimm, Ley y Orden y la ciudad de Chicago.
Mi relación con las series y el cine viene de la mano de la fantasía y ciencia ficción. Aun recuerdo mis intentos de quedarme viendo "Expediente X" con mis padres y mi posterior enganche a "Stargate SG-1", las que aun considero entre mis series favoritas junto con "Smallville", que supuso la fusión con otra de mis pasiones, los cómics de superhéroes. En cuanto al cine, arrastré a mis padres a ver "Parque Jurásico" al cine por mi temprana obsesión con los dinosaurios, que todavía perdura. Así que si alguna serie o película tiene alguno de estos ingredientes, allí estaré para verla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here