Crítica de ‘El Páramo’, la primera producción del 2022

Las historias que usan elementos sobrenaturales, de terror o de ciencia ficción para contarnos algo más humano, terrenal o dramático, son los títulos que más llegan a conectar conmigo. Es verdad que la espectacularidad se pierde en muchas ocasiones, ya que la historia no necesita mostrarnos un ataque alienígena para transmitirnos lo que pretenden, pero tienen algo mucho más potente, los personajes. Los dramas personales y la salud mental suelen ser los ejes de la historia, y este es el caso de El Páramo, la primera película del 2022.

Netflix ha sido la encargada de traernos esta producción, la ópera prima del director barcelonés David Casademunt, tras su paso por la sección oficial del pasado Festival de Cine de Sitges. Una película que mezcla el terror, el elemento sobrenatural, las fábulas y grandes dosis de soledad.

Crítica de ‘El Páramo’, la primera producción del 2022 • En tu pantalla

La historia nos sitúa en la tranquila vida de una familia que vive aislada de la sociedad, totalmente desconectados del mundo y sin intención de salir de su entorno controlado. Pero todo se ve perturbado por la llegada de una criatura que les pondrá a prueba. La obra, que posee un ritmo pausado, tenebroso y lleno de tensión, nos muestra la perdida, las conexiones, la depresión, la esperanza,… un gran mix de ingredientes que ponen en jaque a los espectadores.

El reparto cuenta con Inma Cuesta (El desorden que dejas), Roberto Álamo (La piel que habito) y Asier Flores (Dolor y Gloria), siendo este último el hilo conductor de la historia y en el que recae la mayor parte de la tensión que transmite la producción. Se podría decir que nos encontramos ante una película española que podría pertenecer a la prestigiosa marca A24, llegando a tener varios puntos en común con obras como La Bruja o Heredetary. El Páramo no llega a ser tan sangrienta, pero si consigue interpretaciones viscerales y que llegan a mostrar la oscuridad de los personajes.

https://youtu.be/HCsGNg6crCA

David Casademunt, Martí Lucas y Fran Menchón, responsables del guion, logran manejar el ritmo y evolución de la oscuridad a la perfección. No es una producción ágil y dudo que sea del agrado de la gran mayoría de espectadores, pero aquellos que amen este género y este tipo de producciones, estoy seguro de que amarán esta primera gran producción del año.

Respecto al apartado visual tengo que decir que brilla en todo momento, la fotografía y el uso de la localización, un páramo de la provincia de Teruel, hacen que nos adentremos en la historia desde el principio, logrando que la historia evolucione y transmita esa tensión constante durante la hora y media que dura la cinta. Y el entorno. Esa prisión en la que se encuentran los personajes y logra transportar a los espectadores. Es una producción solida, emotiva y que habla sobre uno de los temas más necesarios actualmente, la salud mental.

El Páramo ya está disponible en Netflix.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Crítica de ‘El Páramo’, la primera producción del 2022 Las historias que usan elementos sobrenaturales, de terror o de ciencia ficción para contarnos algo más humano, terrenal o dramático, son los títulos que más llegan a conectar conmigo. Es verdad que la espectacularidad se pierde en muchas ocasiones, ya que la historia no...