Crítica de ‘Jurassic World: Campamento Cretácico’, una segunda temporada a la altura

Netflix nos sorprendió con la primera temporada de Jurassic World: Campamento Cretácico trayéndonos un producto que sumaba a la franquicia cinematográfica. Aunque no llegaba a aportar nueva información al universo jurásico, la serie animada rellenaba esos huecos entre la primera entrega de Jurassic World y Jurassic World: El Reino Caído, y esta segunda temporada parece ir más allá. El incidente del Indominus rex ha quedado atrás.

Hace unas semanas llegaron a la plataforma ocho nuevos episodios en los que continuamos la acción donde lo dejo la primera, con nuestros jóvenes campistas solos en una isla repleta de dinosaurios y sin ningún tipo de seguridad. Esto nos sorprendió a muchos, ya que esperábamos encontrarnos con una temporada con final cerrado.

La siguiente crítica se ha escrito tras visionar la segunda temporada completa, por lo que puede contener spoilers de los episodios del 2×01 al 2×08.

La segunda temporada es más redonda, más adictiva y con mucha más acción por segundo. Tras una temporada introductoria, en el que se nos presentó la situación y los personajes, esta segunda temporada ha podido aprovechar cada segundo para ofrecernos algo puramente entretenido, sin stop. Los conflictos se han reducido a la amistad y la amistad se ha reducido en pura emoción. Campamento Cretácico ha evolucionado y ha logrado separarse de los eventos de la entrega de Jurassic World, protagonizada por Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, ofreciéndonos una aventura en la que los protagonistas son ellos, no su entorno o situación.

El espíritu de la franquicia continúa patente, de eso no hay ninguna duda, pero se nota la libertad que han tenido los guionistas al crear la historia y los acontecimientos que vemos. La situación en la isla sigue siendo bastante peligrosa para los jóvenes protagonistas, pero han aprendido. Ahora son capaces de enfrentarse a los peligros y de solucionar los obstáculos que vayan apareciendo. Lo más llamativo… los túneles. Toda esa trama parece que será el núcleo central de la tercera entrega, porque habrá tercera temporada, de eso no hay ninguna duda, pero parece que esa misteriosa habitación, la E750, esconde algún secreto que podría alterar incluso a la tercera entrega de la trilogía jurásica, Jurassic World: Dominion.

Imagen de la segunda temporada de 'Jurassic World: Campamento Cretácico'. (Fuente: Netflix)
Imagen de la segunda temporada de ‘Jurassic World: Campamento Cretácico’. (Fuente: Netflix)

Al igual que en la primera entrega el apartado visual brilla, aunque es verdad que se sigue notando esa falta de presupuesto para crear fondos más dinámicos y llenos de vida. Pero seamos sinceros, no creo que nadie vaya a ver la serie por su apartado visual, excepto por ver a los dinosaurios, lo importante es la aventura. Hay que destacar, que quizás sea algo mío, sí he notado cierta mejoría en la textura de algunos de los dinosaurios que vemos en pantalla.

Entretenida, adictiva y con un valor añadido de querer ir más lejos en su trama. Es agradable ver cómo un producto como este, dirigido más a los más pequeños, sigue apostando por ofrecer un espectáculo visual a los fans de la franquicia. ¿Una serie animada de Jurassic Park en la que los espectadores estén creando teorías? Sí.

Las dos temporadas de Jurassic World: Campamento Cretácico se encuentran disponibles en Netflix.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí