Crítica de ‘Mank’, una película sofisticada con grandes interpretaciones

No todo el cine es para todo el mundo. Creo necesario comenzar este texto con esta frase, ya que parece que cuando se dice que una película es maravillosa y lo mejor del año, inmediatamente todo el mundo debe verla y amar. No. No todas las películas están dirigidas al mismo tipo de publico y, desde luego, no todas las películas pretenden lo mismo. Mank, la nueva película dirigida por David Fincher y guionizada por Jack Fincher, padre del aclamado director, nos traslada a los años 30-40, a un Hollywood muy diferente al actual y en el que los estudios y la política se encontraban en un momento de lo más particular.

La historia nos introduce en la vida de Herman Mankiewicz, conocido como Mank, guionista de Ciudadano Kane. Vemos el viaje de la escritura de este gran clásico del cine a través de flashbacks con diferentes vivencias del escritor, las cuales le sirven de inspiración para el guion. Todos conocemos Ciudadano Kane, aunque sea de oídas, la producción dirigida por Orson Wells y guionizada, supuestamente, por Mank y Wells.

https://youtu.be/KXzB04vqcak

Fincher lleva muchísimo tiempo con este proyecto entre manos, intentando producirla y conseguir la financiación necesaria para llevarla a cabo, pero no ha sido hasta la llegada de Netflix a su vida cuando ha sido capaz de hacerla realidad. No es una película barata. No es una película para llenar salas de cine. Es una pequeña obra dirigida a un publico muy concreto y con un estilo de lo más peculiar. La producción se nos presenta en blanco y negro, sofisticada, con un estilo increíble y con un sonido que nos hace viajar a los años 30. Un sonido que a muchos seguramente les eche para atrás de buenas a primeras, pero que según avanza el metraje uno comience a aceptar y valorar.

La dirección replica la puesta en escena del cine de esos años, con una fotografía cuidadísima y muchos planos actuales que crean una mezcla sencillamente perfecta. Es muy atractiva. Y si juntamos su aspecto a las interpretaciones del fantástico reparto, de Amanda Seyfriend (que merece su nominación en los Oscar) a Gary Oldman, nos encontramos con que Mank es una película solida y que aporta algo muy diferente a lo que estamos acostumbrados.

Política, creación, autoría, Hollywood, tener voz, el dinero, la culpa,… un buen puñado de ingredientes que nos ofrece esta película muy recomendada, pero tampoco tan recomendada. Tal y como he comenzado, esta película no es para todo el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Crítica de ‘Mank’, una película sofisticada con grandes interpretaciones No todo el cine es para todo el mundo. Creo necesario comenzar este texto con esta frase, ya que parece que cuando se dice que una película es maravillosa y lo mejor del año, inmediatamente todo el mundo debe verla y amar. No. No...