Crítica de ‘El Rey León’, el nuevo live-action de Disney dirigido por Jon Favreau. Una nueva versión del clásico de Disney dirigido a los que desconozcan la obra original. ¡Estreno el 18 de julio!


¿Un live-action fiel o no? ¿Nos gustan los cambios en los remakes o queremos exactamente lo mismo? ¿Vale para algo hacer lo mismo con un aspecto nuevo? Durante las últimas semanas Disney ha dado mucho de que hablar, ya sea por la taquilla multimillonaria de este 2019 o por sus decisiones a la hora de hacer remakes de sus clásicos más importantes. Estas dos semanas hemos vivido dos momentos en Twitter de lo más polémicos, el de Ariel y el de Mulán. ¿Qué es exactamente lo que los “fans” de Disney quieren? ¿Un remake o un lavado de cara? ¿Una nueva película o lo mismo que ya conocían? Yo lo tengo claro, quiero remakes, pero no un copia pega exacto. Modernización, nuevas tramas, nuevos personajes, diversidad, algo que haga excitante el proyecto en cuestión.

La película, dirigida por Jon Favreau, responsable de El libro de la selvaIron Man y Chef, nos muestra exactamente lo que ya habíamos visto en la película de animación de 1994, ni más ni menos. El único cambio y valor añadido es el aspecto visual, que es espectacular. La dirección de Favreau y la animación realista que han realizado es sublime, lo mejor que hemos visto hasta el momento en el mundo del CGI. Pero, ¿es suficiente?

La historia y los diálogos son idénticos a lo que conocíamos, por lo que sí estabais esperando alguna sorpresa es mejor que bajéis vuestras expectativas. Nos encontramos diálogos más extendidos, o incluso alguna pequeña escena añadida, pero la sensación es la de un constante déjà vu. No es que sea malo, la película es entretenida y de lo más disfrutable, pero sí nos plantea una pregunta durante las dos horas de película. ¿Era necesario adaptar esta historia cuándo verdaderamente no es un live-action? ¿Es necesario convertir la animación convencional a hiperrealista?

Para mí, y aquí ya estoy entrando en un terreno muy personal, haber otorgado a los animales un aspecto tan real es un arma de doble filo. Visualmente me ha dejado totalmente impresionado, pero en términos de emoción la cosa me ha dejado bastante frío. En el mundo de la animación se nos permite soñar, los animales hablan, cantan, bailan, se vuelven caricaturas de sí mismos, pero en la realidad no puede ocurrir ninguna de estas cosas, a no ser que seas el cerdito que baila Rosalia. La expresión facial de un león es cero, casi tanto como Nicole Kidman en su época del bótox, y tras una escena como la de la estampida, uno espera mucho, espera llorar, a mares, y lamentablemente el rostro real de Simba no acompaña demasiado.

Con cada remake las arcas de Disney vuelven a llenarse, ya sea por ir directamente al corazón de los fans de la factoría o intentar captar a nuevos adeptos a su club de fans, y está consiguiendo su propósito, conquistar el mundo, conquistar la taquilla. Durante este año, y llevamos 6 meses y medio de 2019, hemos visto Dumbo, Aladdin y El Rey León, tres remakes en los que hemos visto, una historia casi original (había muy poco del clásico de Dumbo), una adaptación con pequeñas renovaciones y una adaptación plano a plano respectivamente. ¿Qué nos depara el futuro de Disney?

Reseña
Puntuación
Compartir
Artículo anterior‘Cardcaptor Sakura: Clear Card’: Un vistazo al Box 2 de Selecta Visión
Creador y editor de "En tu pantalla". Ya han pasado más de diez años desde que la web empecé la aventura de tener un blog propio en el que hablaba de series, cine, dvd, blu-ray, anime... Mi pasión por las series y el cine hacen que devore todo lo que pase por mis manos. "Buffy, la cazavampiros" y "Alarma en el Expreso" son los pilares de mi mundo seriefilocinematográfico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here