Crítica de ‘Fast and Furious: Hobbs and Shaw’, el primer sin-off de la saga ‘Fast and Furious’, en España titulada ‘A todo gas’. Esta entrega está protagonizada por Dwayne Johnson y Jason Statham. ¡Ya en cines!


¿Quién iba a decir hace uno años que la saga ‘Fast and Furious’ se convertiría en toda una franquicia? Tras tres entregas con mayor y menos éxito, Vin Diesel se propuso dar un salto e intentar llegar a un nuevo nivel con ‘A todo gas’, y vaya si lo consiguió. Las entregas cuarto y cinco consiguieron elevar el espectáculo a la estratosfera, llegando a enamorar al público y creando toda una comunidad de fans que todavía, hoy en día, esperan nuevas entregas protagonizadas por estos delincuentes convertidos en héroes.

Ahora, con más testosterona que nunca, llega una entrega que se aleja de sus personajes principales para centrarse en dos de los secundarios más carismáticos de la franquicia, Hobbs y Shaw, interpretados por Dwayne Johnson y Jason Statham respectivamente.

Esta aventura emana acción, persecuciones, luchas, sangre y mucho macho alfa meando en cada esquina para marcar territorio. Dwayne y Jason se pelean durante las dos horas para lograr la escena de acción más impactante, el chiste más gracioso y seducir al espectador. Es decir, nos ofrecen exactamente lo que vendía el tráiler y lo que uno podía esperar de una entrega de ‘Fast and Furious’.

Vanessa Kirby en 'Fast and Furious: Hobbs and Shaw'
Vanessa Kirby en ‘Fast and Furious: Hobbs and Shaw’

El guión es absurdo y la química entre los protagonistas es la de dos adolescentes buscando el foco. Lo mejor, sin ninguna duda, son los secundarios que acompañan y protagonizan la película, desde la fantástica Vanessa Kirby, totalmente desaprovechada en más de una ocasión, al villano más sexy de la saga, Idris Elba. No es que sea peor que el resto de entregas de ‘Fast and Furious’, hay que ser sincero, el guión de estas entregas nunca ha sido para echar cohetes, de hecho, la mayoría de las veces, por no decir todas, el espectador no entendía que estaba ocurriendo hasta pasada una hora de arrancar la película.

¿Quién es la mente pensante que decide unir a estos personajes para intentar salvar el mundo? Muchas cosas importantes se quedan en el tintero, pero quizá el problema más fuerte es que se nota demasiado que esto es solo un prólogo, o por lo menos es la sensación que me ha dado a mi. Muchas conversaciones, un villano invisible y demasiados secundarios con demasiadas cosas que contar. ¡Necesito un pin-ff de Vanessa Kirby y el batallón encabezado por Eiza González!

Idris Elba en 'Fast and Furious: Hobbs and Shaw'
Idris Elba en ‘Fast and Furious: Hobbs and Shaw’

La historia arranca con una escena de acción muy bien rodada, la dirección no es uno de los problemas de la entrega, en la que vemos como un terrible virus sufre un intento de robo. Finalmente termina dentro de la agente del MI6 llamada Hattie (Vanessa Kirby), hermana de Shaw e hija de la maravillosa Helen Mirren. Este virus, que se propagará una vez se haya incubado dentro del cuerpo de la agente, es una preciada arma para el grupo capitaneado por Brixton (Idris Elba), que intentará hacerse con el desde el primer momento.

Aquí entran en juego nuestros protagonistas, que tendrán que capturar a la agente y salvaguardar el virus. Pero no todo es tan sencillo. Viajamos de Los Ángeles a Londres, y luego de Moscú a Samoa, siendo esta última localización la más loca de toda la franquicia. Nada tiene sentido, pero esto no les detiene para ofrecernos todo tipo de acción. De persecuciones en coche y moto a escenas de lo más locas entre un par de coches y un helicóptero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here