Crítica de ‘Godzilla: Rey de los monstruos’, la nueva gran lucha de Warner por conquistar la taquilla. Estamos un paso más cerca para ver la lucha que todo fan de los monstruos quiere ver. ¡Ya en cines!


En 2014 nos llegó Godzilla, una película de Warner que nos redescubrió este conocido monstruo, y tiempo después llegó Kong: La Isla Calavera, dos películas que nos mostraban el arranque de la lucha de la humanidad contra estos titanes, pero sólo era el principio. ‘Godzilla: Rey de los monstruos’ nos muestra una nueva pieza en un puzzle en el que las luchas de monstruos son el principal ingrediente, con grandes dosis de acción, explosiones y destrucciones sin control.

Esta entrega nos demuestra que los personajes son lo menos llamativo, aquí queremos ver enormes monstruos luchando entre ellos, ya sea un lagarto enorme, un mamut de tamaño desproporcionado o un dragón alienígena de tres cabezas. ¡Queremos destrucción!

Esperar algo diferente al resultado es totalmente ridículo. Miles de veces he escuchado y leído la carencia de sentido que tienen estos productos, la poca profundidad en sus personajes y que todo parece estructurado mediante un piloto automático. Y así es. Estos productos no pretenden construir personajes complicados, ni relaciones que perduren en el recuerdo de los espectadores, son películas de monstruos gigantes haciendo lo que deben hacer, destruir todo lo que encuentran y ofrecernos escenas de lo más espectaculares, y ‘Godzilla: Rey de los monstruos’ lo consigue.

Con un presupuesto multimillonario, más de 200 millones de dólares, la película luce de manera maravillosa. Muchos han comentado que Ghidorah se nota demasiado que está hecho por ordenador, pero también es verdad que nuestro ojo ya está acostumbrado a detectar todo y sabemos perfectamente que esos monstruos están hechos por ordenador. La lucha entre Godzilla y Ghidorah es espectacular, todas ellas, especialmente la final, con esa iluminación, esa lluvia, esos rayos azules, amarillos y rojos. Es imposible apartar la mirada de lo que está ocurriendo y el espectador se queda totalmente cautivado.

Es una película de kaijus, en la que los humanos somos el ingrediente para que la película tenga diálogos y personajes muy inteligentes pero totalmente ineptos y estupidos. Nosotros no somos lo importante, los dramas familiares no son interesantes, solo son una simple herramienta para algo más espectacular. Si alguien quiere ver un drama familiar quizá debería optar por ver ‘American Beauty’ en vez de una película con monstruos gigantes.

Reseña
Puntuación
Compartir
Artículo anterior‘MIB: International’, una película ligera un tanto desaprovechada
Artículo siguiente‘Crimen perfecto’: El poder de la sugestión
Creador y editor de "En tu pantalla". Ya han pasado más de diez años desde que la web empecé la aventura de tener un blog propio en el que hablaba de series, cine, dvd, blu-ray, anime... Mi pasión por las series y el cine hacen que devore todo lo que pase por mis manos. "Buffy, la cazavampiros" y "Alarma en el Expreso" son los pilares de mi mundo seriefilocinematográfico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here