Hoy ha llegado a las salas de cine la nueva entrega del Hotel más peculiar, el “Hotel Transilvania” donde Drácula es el encargado de organizar y mantener el hotel donde los monstruos pasan sus vacaciones. A diferencia de la primera entrega, ahora el hotel también está abierto a los humanos y por si eso no fuese poco, Drácula ahora tendrá un nieto entre manos. Tres años han pasado desde que en el 2012 se estrenase la primera entrega y ahora ha regresado más divertida, con más acción y con un ritmo muchísimo más cuidado y acertado.

Al igual que la primera entrega los monstruos tampoco explotan todo su potencial pero en esta nueva aventura se nota un mayor cuidado en mantener un ritmo solido durante todo el filme y desde luego cuida mucho más el humor para contentar a los más pequeños y los que no lo son tanto. Yo desde luego, he salido bastante más contento que con la primera parte y aunque todavía la saga no posee de ese ingrediente especial para hacerla diferente, es mucho más entretenida y simpática.

hotel2_002

La primera mitad de la película nos presenta una vez más a los personajes, Marvis, Johnny y Drácula, y a esa panda de monstruos tan icónicos como Frankenstein, el Hombre Lobo, la Momia y el Hombre Invisible. Y nos introduce a un pequeño nuevo personaje, Dennis, el hijo de Johnny (el humano) y Marvis (la vampiresa). La segunda parte se divide en dos pequeñas aventuras, por un lado los padres del pequeño y por otro el abuelito con sus amigos cuidando del pequeño ¿vampiro? ¿humano? Drácula está convencido de que el pequeño tiene (y debe) ser un vampiro.

Los monstruos son la excusa para contarnos un drama familiar con dosis de humor y un ambiente de lo más alocado, esta familia tan disfuncional hace las delicias de los espectadores y te hacen soltar más de una carcajada. Para mi el mayor acierto es esa pequeña división en la historia y poder ver dos mundos, dos situaciones chocando entre si, el mundo humano y el de los monstruos. Salir del Hotel ha sido lo que la historia y estos seres necesitaban para coger aire fresco y ofrecernos una historia que aunque podía dar mucho más, por lo menos te hace pasar un rato agradable.

hotel2_003

Esta película familiar de hora y media supera a su predecesora y pese a los peros nunca nos debemos olvidar que su misión es entretener a los más pequeños y esta vez (no como la anterior) también consigue hacer pasar un buen rato a los mayores. En el tema de doblaje sigo sin entender el motivo por el que los monstruos tienen acentos de diferentes partes de España, pero la verdad es que esta vez todo suena mucho más natural y desenfadado.

El doblaje

Sony España celebro una rueda de prensa donde los actores y responsables de las vocecitas de nuestros personajes contestaron a unas cuantas preguntas, entre ellos se encontraban, Dani Martínez, Clara Lago, Alaska y Mario Vaquerizo, Arturo Fernandez y Santiago Segura.

¿Qué se va a encontrar el publico en esta segunda parte respecto a la primera?
Santiago Segura: El hotel por fin se ha abierto para humanos, y eso hace que se puedan ver muchas más situaciones divertidas. Y luego tenemos Drácula, que no solo es que aparezca su padre, es que aparece también su nieto, todas las generaciones de Dracula reunidas en una película.

Pregunta a Clara (mi pregunta :P): Tu personaje cambia bastante en esta segunda parte,  ya que es madre y se ve en el mundo exterior. ¿Ha supuesto un reto más fuerte que en la primera entrega?
Clara Lago: La verdad que casi diría que me ha sido más fácil esta segunda, ya que la primera entrega también era mi primera vez doblando un personaje de animación y eso ya suponía un gran reto. En esta segunda me lo he pasado mejor, estaba  más relajada y por tanto de disfrute más. Lo de hacer de madre ha sido muy divertido, aparte de que ella saca su parte más quinceañera cuando se va a montar en bici por ejemplo, y la verdad es que eso ha sido muy satisfactorio. Casi más que la primera.

Pregunta para Arturo Fernandez: ¿Cómo se a sentido haciendo este personaje?
Cuando me llamo Santiago, que es mi representante, me negué, me sentia incapaz ya que no había doblado a nunca, excepto a mi mismo, y sinceramente me ha resultado muy satisfactorio, una experiencia inolvidable. Gracias al director de doblaje que me ha facilitado muchísimo, se me hizo muy cómodo, ahora siento mucho que no halla otra película de dibujos animados para doblarla.

Pregunta para Clara: ¿Con que te quedas con tu personaje de animación y de toda esta experiencia de doblaje?
Clara Lago: Yo creo que lo bonito de las películas de animación es que se puede jugar ha cosas que en el cine de imagen real no se puede, ya que estos personajes puede hacer lo que sea. Y en el caso de Maivis,  sobretodo en esta segunda, aparte de que ha sido madre, se descubre una Maivis, que para mi es muy guay, es una tía que sabe hacer de todo, super divertida, super apasionada y esto creo que es con lo que me quedo, yo recuerdo estar viendo la peli para doblarla y decir, “Es que yo quiero quiero ser como ella, es que mola mucho realmente”.

Pregunta para Santiago: Si has tenido la oportunidad de hablar con Adam Sandler, que se que le conoces. ¿Te ha dado algo de feedback para ver como trabajar con este personaje?
Santiago Segura: Sí, me llamo y me dijo que por favor lo hiciera bien. Como siempre. Y le he hecho caso. Nooo. El tándem de Adam Sandler y Genndy Tartakovsky (el director), creo que es un gran director de animación, han tenido diferencias creativas y eso a apoyado mucho la película. Adam siempre tira más a lo familiar y Genndy tiene una cosa más surrealista, más cartoon y yo creo que la mezcla hace que la película sea fantástica.

hotel2_004

Pregunta para Alaska: ¿Qué pensáis en general de estos monstruos que pierdan este lado monstruo y que sean más humanos, vamos, menos monstruos?
Alaska: Yo no creo que estén perdiendo el lado monstruoso, más bien que los humanos estamos perdiendo la percepción monstruosa sobre estos monstruos. Lo que se juega aquí, y de esto estaba hablando Santiago, de la visión más familiar que tiene estas dos películas, la uno y la dos, yo creo que apoyan valores que están muy cercanos a la amistad, la familia, respeto por el que es diferente, y eso es lo que se juega aquí con la idea de los monstruos.

Los monstruos, y sobretodo el personaje de Arturo, quizás es el más intransigente, es mi personaje favorito, yo es que los humanos… yo se en que lado estoy. Pero la idea es esa, a partir de descubrir monstruos que son clásicos, y que probablemente los niños chiquititos que la están viendo sea su primer acercamiento a un Frankenstein o a un Dracula, es maravilloso ver que hagan una película de esta forma tan familiar. Yo creo que hace mucho tiempo dejamos perdido ese terror a los monstruos y han pasado a convertirse en ídolos, es una cuestión más icónica. La película no solamente es para entretener a los chiquititos, también es para mostrar un poco que todo es posible, que se puede mezclar monstruos y humanos.

Pregunta para Dani Martínez: Seguro que estas encantado con tu personaje, pero si hubieras podido elegir ser un monstruo, ¿Cuál seria?
Pues mira, Blandi, que Santiago lo bautizo. Es una cosa, una mierda verde, el blandiblu mítico de toda la vida que hacia prrr prrrr, que lo apretabas, pues ese, que se adapta a todos los sitios y encima no habla. A mi como me gusta doblar mucho, me encantaría doblar a un personaje que solo hiciera todo el rato prrrr prrrr estaría bien. A mi es el que más gracia me hace de todos los personajes. Yo creo que elegiría ese, aunque estoy encantado de ser el único humano.

Pregunta para Mario Vaquerizo: ¿Cómo has dicho que te sientes como Frankenstein, es porque pierdes la cabeza como el?
Mario Vaquerizo: Yo creo que en el sentido metafísico, creo que es muy necesario en la vida perder la cabeza y quitarte la cabeza en un momento dado, a mi me sirve en mi día a día, es decir, yo soy una persona aunque no lo creáis, soy muy germánico, soy muy… como se dice lo otro… muy trabajador, soy una persona muy seria, profesionalmente hablando, aunque después se proyecte lo contrario, ahí esta la dualidad y lo poliédrico que soy, que también es Frankenstein.
Quiero decir con esto que es necesario de vez en cuando perder el sentido común, que es quitarte la cabeza, pero siendo consciente de que ese sentido común tienes que recuperarlo a las dos horas. ¿Sabes lo que te quiero decir? Yo a veces tardo un poquito más en recuperarlo, pero… lo recupero. Y eso es muy importante.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here