Fox nos trae una nueva aventura de Ben Stiller en el museo más famoso del mundo, pero esta vez se cruza el charco para poder conocer los secretos de la tabla mágica que trae a la vida a todos los elementos turísticos del museo de ciencias naturales de Nueva York. Londres es el lugar elegido, lugar donde reside la familia del príncipe egipcio.

Con un comienzo potente y que parece sacado de la saga de “La momia”, la película rápidamente decide seguir con el tono de las dos anteriores entregas y lamentablemente, consiguen que pese a un comienzo que podía hacerla diferente, una película simple y bastante olvidable. Es verdad que trasladarse a Londres puede llegar a cambiar un poco el toque, pero por muy bonita que sea la ciudad inglesa, da igual donde este centrada la acción, sigue siendo lo mismo.

Dejando los viajes en teletransporte y las cosas que parecen no cuadrar, es una aventura entretenida, con actores invitados que aportan sus granitos de arena, Rebel Wilson no es tan divertida como Hollywood nos intenta hacer creer, pero la escena de Hugh Jackman pese a ser larga y sobreexplotada, resulta simpática y divertida. Eso sí, Lancelot es Too much.

Parece que la saga finaliza con este filme, pero la verdad es que visto lo que hace Hollywood últimamente, no pondría la mano en el fuego a que más pronto que tarde veamos una cuarta entrega, ya sea con Ben Stiler o no, espero equivocarme, ya que para mí la saga tuvo suficiente con tener una entrega, la segunda es demasiado bla pese a la incorporación de Amy Adams (me duele decir esto).

Eso sí, como película para ver con los más pequeños de la casa funciona mejor que las dos anteriores, los efectos y pequeñas escenas de acción lograrán entretener a los pequeñines y el hombre cavernícola hará que más de uno solté unas cuantas carcajadas. En este producto uno no puede buscar ni esperar nada extraordinario, es una producción simple y sin complicaciones, es un producto blanco y familiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here