“Pesadillas” ha llegado. Esta aventura cinematográfica nos trae las novelas de terror infantiles que seguramente muchos de nosotros disfrutamos en nuestra juventud. La saga literaria “Pesadillas” escrita por R. L. Stine se compone de un total de 62 novelas y muchos spin-offs, dejando un total de más de 180 novelas hasta el momento. Ahora Sony nos trae una historia que traerá a la vida muchas de esas aventuras para ofrecernos una simpática aventura juvenil.

Una gigantesca mantis religiosa y un muñeco diabólico, no, no es la primera temporada de “Buffy cazavampiros”, estos son algunos de los terrores que afectan a nuestros protagonistas durante esta primera aventura en el cine. Todas las “Pesadillas” se ven liberadas e intentan extender el terror en el mundo.

Ha pasado mucho tiempo desde que disfrutamos de la serie de televisión en Antena 3 (ahora podemos encontrar unos episodios seleccionados en la plataforma Netflix), y ahora con un aire renovado nos llega la película dirigida por Rob Letterman, un director del que muy poco hemos visto, “El Espantatiburones”, “Los viajes de Gulliver” o “Monstruos contra alienígenas”. Para mi uno de los mayores problemas es que se han centrado demasiado en el publico de 11 años, tenia la esperanza de que intentase acercarse más a nosotros, la generación de los 80-90, ya que fuimos los lectores de estas novelas, pero han decidido intentar captar a una nueva carne fresca (eso sí, sin olvidar a los fieles lectores).

pesadillas_002

Con un espíritu noventero, nos metemos en una historia sencilla, entretenida y simple, con un aire divertido y con ciertos ingredientes de terror. No da miedo, o por lo menos a gente mayor de 10 años, pero si contiene los ingredientes necesarios para llamar la atención de los más pequeños. Para este (pequeño) publico puede ser una película perfecta, una aventura llena de imaginación.

La película comienza con la mudanza de Zach (Dylan Minnette) y su madre mudándose a Madison, allí conocerá a un vecino de lo más misterioso (Jack Black) y a su hija Hannah (Odeya Rush). Pero la historia no empieza hasta que Zach y su amigo entran en casa de los vecinos y por accidente abren un libro que debería permanecer cerrado… “El hombre de las nueves”.

El filme es lo que es, divertida y entretenida, que puede resultar un poco decepcionante para los lectores de las novelas o de lo más emocionante. Yo soy más del equipo de la decepción, pero entiendo que a la gente le pueda resultar agradable y una aventura de lo más decente. Tiene muchos ingredientes para ser un autentico homenaje a las historias que leímos en las novelas de Stine.

Esperaba más terror, pero han tirado más por una película familiar y fresca. Algo al estilo de las dos entregas de Scooby Doo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here