Resumen

Amelie es una joven belga soñadora de 20 años que vuelve a Japón, donde nació y pasó parte de su infancia. Allí da clases privadas de francés para ganarse la vida, y es así como conocerá a Rinri, su primer y único estudiante, un joven japonés con el que entablará un romance. Entre sorpresas, momentos felices y escollos en mitad de un choque cultural, Amelie descubrirá un lado de Japón que nunca antes había conocido.

Crítica de ‘Romance en Tokio’, demasiado Tautou y poco Nothomb

Amélie es una veinteañera belga que nació en Japón, y decide mudarse a Tokyo para reencontrarse con ese país que la vio crecer hasta las 5 años. Decide que la mejor manera de aprender japonés es dar clases de francés a japoneses y así conoce a Rinri, su primer alumno, que pronto se convierte en su amor japonés.  Basada en una novela de Amélie Nothomb, una de las escritoras más famosas de las letras en lengua francesa, esta película nos adentra en un Tokyo que no es el que conocemos por el cine japonés, si no más bien, uno que se antoja más personal, más visto a través de la mirada de una joven que desea (incluso necesita) creer que ese es su Japón, su casa.

Si conoces las novelas de la autora belga, estarás más que al día con respecto a la historia aquí contada, y es más que posible que verás la película a través de los ojos de un lector de la Nothomb, lo que puede que te dejé un sabor agridulce. La película baila entre dos aguas: típica comedia romántica al más puro estilo francés y la adaptación de una novela ácida, como lo es todo lo que escribe la Nothomb. Un baile un tanto desequilibrado, que es donde está su fallo, pues tiene más peso siempre la comedia romántica clásica, que el adaptar un texto maravilloso de la Nothomb.  “Romance en Tokyo”  funciona a pesar de sus defectos, como ese tufillo a otra Amélie cinematográfica en sus momentos más cursis, gracias a que consigue salvarse gracias a escenas magníficas, como una extraña escapada a solas al Monte Fuji, o esa cena con los amigos de Rinri.

La película acaba presentándonos un Japón moderno, de esa modernidad asiática, esa que todavía trae consigo mucha cultura milenaria, que pone en relieve esas diferencias culturales en la pareja protagonista, sobre todo a la hora de comunicarse entre ellos. Ésta es una película que nos enamorará de Tokyo, si es que no lo estamos ya, pues es fácil verlo a través de los ojos de una Amélie que, aunque tiene más de la de Tautou que de la Nothomb, no puede no amar ese país que ha idealizado desde su infancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Crítica de 'Romance en Tokio', demasiado Tautou y poco NothombAmelie es una joven belga soñadora de 20 años que vuelve a Japón, donde nació y pasó parte de su infancia. Allí da clases privadas de francés para ganarse la vida, y es así como conocerá a Rinri, su primer y único estudiante, un joven japonés con el que entablará un romance. Entre sorpresas, momentos felices y escollos en mitad de un choque cultural, Amelie descubrirá un lado de Japón que nunca antes había conocido.