‘Dunkerque’ es sinónimo de «maestría técnica»

1

Nolan demuestra que la dirección es lo suyo. ¡Y menudo apartado de sonido!


Tengo que reconocer que no soy un enamorado del cine de Christopher Nolan. Amo ‘Origen’, ‘Memento’ y la primera entrega del hombre murciélago, ‘Batman Begins’, pero no logro conectar con el resto de filmes. Sí, la maestría de Nolan tras las cámaras es innegable, todas y cada una de sus películas lucen de maravilla, pero también están impregnadas de lo que yo llamo «aura Nolan». Pero hablemos de ‘Dunkerque’. Es fantástica. Especialmente en el apartado técnico, y más concretamente en el apartado sonoro. Menudos efectos, menuda banda sonora.

La película comienza con una escena en la que cientos de miles de tropas británicas y aliadas se encuentran rodeadas por tropas enemigas. Es el año 1940, en plena II Guerra Mundial. Las tropas británicas y francesas se encuentran en la playa de Dunkerque, rodeados por enemigos y por el mar. Estos soldados se enfrentan a una situación imposible a medida que el enemigo se acerca.

'Dunkerque' es sinónimo de "maestría técnica" • En tu pantalla

Se que a muchos les ha enamorado la película al completo, pero yo no he llegado a conectar ni con el guión ni la estructura. Es preciosa, apabullante y totalmente impresionante, desde la primera escena, la cual es maravillosa, hasta la colección de planos que se nos ofrecen al final. Luce para hacerse con todos los Oscars técnicos posibles, pero el contenido…

Esta experiencia cinematográfica, sí, debéis verla en el cine con una pantalla IMAX y sonido Dolby Atmos, os dejará pegados a la butaca. Pero no por la historia, ni los personajes. Vais a leer en muchos sitios que la película es una gozada, pero casi todos obviaran el detalle del entretenimiento. No es una película ligera, no es una película para todos los públicos y desde luego no es una película para ir recomendando a todo el mundo.

'Dunkerque' es sinónimo de "maestría técnica" • En tu pantalla

Esta producción con muy pocos diálogos nos cuenta cuatro historias bastante entremezcladas. La primera centrada en Tommy (Fionn Whitehead), un soldado que se encuentra solo tras la muerte de su batallón, llegará a la playa y poco a poco se irá uniendo a otros soldados en busca de una manera de escapar. La segunda Kenneth Branagh, en la piel del comandante Bolton. La tercera, bajo la mirada de los pilotos, se centrará en Farrier (Tom Hardy), y en sus fantástica habilidades de derribar aviones enemigos. Y por último, el Sr. Dawson (Mark Rylance) que se dirige a la playa con su propio bote para ayudar a todos los soldados posibles.

Este caos narrativo hace que el espectador no tenga muy claro lo que está viendo, y si todo está pasando a la vez o en diferentes lineas temporales. Todos los puntos de vista son interesantes, pero tampoco intentan contarnos nada trascendente. En cuestiones de historia parece que se va quedando sin gas a medida que avanza la película, y da la sensación de que Nolan únicamente se detiene a pensar en como luce en vez de en que nos cuenta.

Digamos que no es el culmen del entretenimiento, pero si es una maravilla visualmente. De 10.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here