Llega la última entrega de ‘El Corredor del Laberinto’ el próximo 26 de enero.


Este fin de semana llega a las salas de cine la última entrega de una de las sagas juveniles más oscuras hasta la fecha, ‘El Corredor del Laberinto’. Ha pasado bastante tiempo desde que vimos la segunda parte, ‘Las Pruebas’, ya que esta entrega que estaba prevista para principios del 2017 tuvo la mala suerte de sufrir un gran percance. El actor protagonista, Dyla O’Brien, sufrió un accidente en pleno rodaje, lo que obligó a retrasar la producción todo un año. Un consejo, revisionar las dos entregas, es mejor ir con la historia fresca.

Todo comienza con Tomás liderando a un grupo de Clarianos fugitivos, su misión, salvar a sus amigos de las garras del enemigo. Tendrán que volver a colarse en las instalaciones de la malvada organización, esta vez en una ciudad vigilada por CRUEL. Cualquiera que salga vivo tendrá las respuestas a las preguntas que los Clarianos han estado intentando averiguar desde que llegaron al laberinto por primera vez. ¿Conseguirán la cura? ¿Será todo un montaje? ¿Formará parte todo de una nueva prueba?

Llega el final

Por fin podemos ver como Thomas, y el resto de personajes, se enfrentan en la lucha final. Con esta entrega nos encontramos ante un broche final a la altura, y mucho más impactante de lo que cabría esperar. Tras una segunda entrega bastante lineal y sin demasiada chicha, los guionistas y el director han optado por darlo todo, únicamente con los primeros minutos nos lo dejan bastante claro. Es emocionante, trepidante y llena de escenas que sorprenden. Es verdad que las 2h y 30min de duración se llegan a hacer un poco pesadillas, y que muchas de las escenas sufren del mal de no pasar tijera en la sala de montaje, pero esto no quita que nos ofrezcan algo que no nos esperábamos.

La apertura de la cinta es fantástica. Una persecución en coche, seguramente en la que se accidentó Dylan, que nos recuerda un poco a la mítica escena de ‘Mad Max: Fury Road’. Wes Ball, el director, y T.S. Nowlin, el guionista, han sabido reconducir la historia y volver al espíritu de las novelas. Recordemos que la segunda parte se parece a la obra original lo mismo que un huevo a una castaña, es decir, en nada.

Seguramente sea tarde

Los retrasos sufridos han hecho que la película llegue en un panorama cinematográfico un tanto diferente al de hace uno años. Las sagas juveniles prácticamente han desaparecido de la gran pantalla, trasladándose a la televisión, y si juntamos esto con que han pasado 2 años desde que se estrenó la anterior… el público se ha olvidado. Pero aún así, gracias FOX, por no dejar abandonados a los fans y ofrecernos un final.

Es una entrega entretenida, explosiva y que pese a su extensa duración os hará pasar un buen rato. ¡Disfrutad!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here