Soy un miedica, lo reconozco, las películas de terror me afectan hasta el más profundo de mi ser, pero me encantan. El género de terror es lo que tiene que producir, miedo, y por desgracia no muchas de las películas de terror consiguen lo que se proponen. Tuvimos el género de terror de los 90 con películas adolescentes, luego llego el sangriento asqueroso y desde hace unos años hemos vuelto a «El exorcista».

Con «Expediente Warren: El caso Enfield» la primera sensación nada más empezar a ver la película es un espíritu y ambientación al más puro estilo «El Exorcista» de William Friedkin con Ellen Burstyn y Linda Blair. Y eso ya le pone a uno a tono, ya sabe que el mal rollo va a estar presente durante todo el filme, que no se va a limitar a dar sustos, va a ser algo más. Y efectivamente.

warren2_002

James Wan se pone otra vez tras las cámaras de esta saga para mostrarnos que sabe que lo hace y que lo hace de maravilla. En estos momentos Wan es uno de los directores que mejor maneja el terror, lo ha demostrado tanto con la saga de los Warren como con Insidious, su toque de cine de terror clásico junto con esa atmósfera, iluminación, sonido y manejo de los actores hace que uno se rinda a los pies de este gran director. También nos ha demostrado su gran dirección en películas de acción como Fast & Furius 7 y muy pronto le veremos controlando el cotarro en Aquaman.

Ed (Patrick Wilson) y Lorraine Warren (Vera Farmiga) han pasado su vida investigando sucesos paranormales, fantasmas, demonios, casas encantadas, objetos demoníacos… y ahora les ha tocado el turno de ir a Londres. La historia comienza con una familia compuesta por 4 hijos y su madre, desde ese momento vemos como un espíritu maligno se fusiona, se encapricha, se conecta con USB, a la joven Janet, una de las hijas.

warren2_003

La película comienza con una escena que ya nos pone a tono para lo que vamos a ver, con un gran prólogo la historia nos lleva muy poco a poco, y con un ritmo fantástico, hasta la historia central, donde veremos a un fantasma y un demonio asustando a una familia. Una de las cosas que más agradezco de esta saga es las grandísimas actuaciones que nos proporcionan los protagonistas, no solo Patrick y Vera, en esta ocasión tenemos a Madison Wolfe que deja el listón muy alto en cuanto a interpretaciones de jóvenes en el género de terror. Sus gestos, movimientos, miradas, todo construido de una forma que causas terror nada más verla.

Otro de los grandes ingredientes que nos ofrece Wan es la tensión constante que inunda la película, en cada momento el espectador está esperando un susto, un golpe de efecto que haga que demos un salto en la butaca, pero no lo hace, no usa el constante susto para crearte esa atmósfera mal rollera, se queda al acecho, esperando el momento correcto para darte el susto.

La primera entrega me gustó, pero esta segunda me ha encantado, una historia más interesante y sólida, que quizá hemos visto miles de veces en el cine pero que posee todo lo necesario para ser una gran película de terror. Y la monja… la maldita monja que ha visitado mis pesadillas desde que termine de ver «Expediente Warren: El caso Enfield». Si os gusta el género de terror no podéis dejar pasar la oportunidad de disfrutar de esta película.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here