Crítica de ‘Glass’, el punto final del drama heroico dirigido por M. Night Shyamalan que comenzó con ‘El Protagido’ y continuó con ‘Múltiple’. La película llegará a los cines a España el 18 de enero.


No es lo que esperaba. Aunque tampoco tengo muy claro qué esperaba. M. Night Shyamalan ha cumplido su sueño, dirigir y crear una trilogía superheroica en la que nos narra los orígenes de tres hombres con extrañas dotes sobrenaturales. Todo comenzó en el año 2000, con la llegada de ‘El Protegido’, un drama familiar protagonizado por Bruce Willis. En él nos encontrábamos con un hombre superviviente de un terrible accidente ferroviario y cómo desde ese momento surgía algo en su interior.

En 2016 nos llegó ‘Múltiple’, una thriller con grandes dosis de terror que resulto ser una secuela de la aventura nombrada antes, dejando a todos los espectadores pegados a la butaca de los cines. Y ahora nos llega la tercera, la aventura que cierra todo y que prometía algo, no tengo claro el qué, pero algo nos prometía. A mí personalmente me ha dejado muy frio, no llega a pasar realmente nada, no llega a sorprender y tampoco logra ese punch que nos deje impresionados. Se podría definir como una película con un ritmo muy lineal, una canción de una sola nota.

Esto no quiere decir que no tenga momentos absolutamente brillantes. M. Night Shyamalan sabe dirigir, sabe dónde colocar la cámara y tiene muy claro lo que nos quiere contar, y eso es admirable. James McAvoy consigue llevarse la película por completo, tanto por sus fantásticas interpretaciones como por el personaje, o personajes. Nada le hace sombra, ni siquiera Glass, interpretado por Samuel L. Jackson, que se suponía, o suponíamos, que sería el eje central de esta tercera aventura.

Se podría decir que nos encontramos ante el ‘Infinity War’ de Shyamalan, pero carente de tensión. Y este es el gran problema que le he encontrado, la falta de personalidad y tensión. Es fría, alejada y con demasiados diálogos que intentan explicarnos todo en todo momento. De las dos horas que dura la película, 1h y 30min son una sucesión de escenas idénticas muy bien interpretadas pero a la vez olvidables. Es una película con un muy buen prólogo y un desarrollo… poco esperado…

Mi relación con el cine del director ha sido un tanto accidentada, desde mi odio profundo a ‘El Bosque’ la primera vez que la vi – recientemente la he vuelto a ver y me ha parecido una maravilla – hasta mi amor por ‘La Joven Del Agua’. Cuanto menos dinero tiene, mejor le salen las cosas, más control tiene y más enfocada está su historia. El problema con ‘Glass’ quizás haya sido que sabíamos todo lo que iba a ocurrir y ya conocíamos a los personajes.

¿Será mi nueva “El Bosque’? ¿Me flipará mucho más en un futuro? Son dos preguntas difíciles de contestar en estos momentos, pero lo que sí me ha quedado claro después de verla es que no es lo que esperaba. Lo que más me “preocupa” es que no sé que cambiaría o qué le falta para que me hubiese gustado mucho más. Sinceramente no lo sé.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here