Los primeros episodios siempre son difíciles, pero una cosa está clara… hay que darlo todo. La nueva ficción de TVE posee buenos ingredientes, pero la dirección y el montaje la dejan con un paro cardíaco. Piiiiiiiiiiiiiiiiiii


Los dramas médicos son uno de los pilares fundamentales de la ficción televisiva, además de los policiacos o los centrados en un prestigioso bufete de abogados. Es imposible no acordarse de ‘Hospital Central’ o de las ficciones estadounidenses como ‘Urgencias’ y ‘Anatomía de Grey’, toda una insignia del género en televisión. TVE nos trae su producto Shonda, pero una cosa está clara, el resultado está bastante lejos de parecerse.

Podríamos culpar a la duración de los episodios, incluso a la cantidad de personajes que se nos muestran en pantalla, pero la realidad es que la dirección y montaje de estos primeros episodios han sido bastante insuficientes. Sin transmitir emociones, tensión, personalidad… los episodios van avanzando sin que el espectador se enamore de los personajes que salen en pantalla. Las tres o cuatro cirugías que aparecen dejan al espectador aburrido y tentado a coger el móvil para ver el timeline de Twitter o jugar una partida al Candy Crush.

Todo comenzaba con una familia y un terrible accidente de avioneta. De ahí saltamos a la protagonista de esta aventura, Alexandra Jiménez, una actriz que brilla cada vez que sale en pantalla. Pero, ¿es suficiente? No, por desgracia. La ficción va dando saltos de un lado a otro, del accidente, a la casa de la protagonista, otra vez al accidente, al hospital, al helicóptero, a la sala de operaciones, etc… todo sin mostrar signos de fluidez o cohesión. Da la sensación de que los encargados de la serie no han consumido este tipo de género nunca y que nos encontramos ante un hospital que viene podría ser una charcutería.

Quizás con el paso de los episodios el equipo, los actores y los espectadores vayan encontrando el tono, pero por el momento parece que nos encontramos ante un producto con muchas ideas pero que pobremente logra transmitirlas. ¿Puede llegar a convertirse en puro entretenimiento? Sí, sin ninguna duda. Tiene el salseo, es decir, las relaciones interprofesionales y no correspondidas, la situación de una recién llegada que no quiere nadie, e incluso un drama familiar poco común en la ficción.

Sólo le falta una bomba, terremoto o que Alexandra caiga en un lago frío y congelado para encontrar más similitudes con Shonda Rhimes. ¿Puede que el problema sea que la serie ha llegado tarde?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here