Crítica de ‘Joker’, la nueva entrega comiquera de Warner centrada en un personaje del Universo DC. Es una película, tal y como ha indicado su director, y es una película de un personaje de cómic, reconozca o no su director. ¡Ya en cines!


Joker lo ha petado. Es innegable que esta nueva producción de Warner ha logrado lo que ninguna otra del género comiquero ha conseguido, no todas se hacen con el León de Oro del Festival de Venecia, pero… ¿es tan buena como dicen? ¿Es perfecta? Sí. Y no. No es perfecta, en mi sincera opinión está lejos de serlo, pero sí es una muy buena película. El personaje del Joker siempre ha sido interesante, intrigante y sobre todo, querido. Es verdad que es un villano, pero durante todos estos años, muchos años, ha logrado conquistar el corazón de muchos lectores. Y no es para menos.

La locura del personaje, su excentricidad, hacen que nos encontremos con un personaje de lo más interesante, con millones de matices. Y posee algo que muy poco tienen, la falta de origen.

Todd Phillips, director y guionista de esta producción, nos muestra una historia pequeña, íntima y con grandes dosis de claustrofobia. La fotografía, la interpretación de Joaquin Phoenix, la música, todo está dirigido para que el espectador se sienta incomodo, apretado en una caja enana que nos hará desear salirnos de la sala para respirar aire puro. Consigue su propósito, pero… ¿a qué precio? A mi personalmente me ha parecido un tanto pretenciosa, con planos un tanto contemplativos y muy inspirados en otras grandes obras de la historia del cine. Me falta personalidad, ver a un director con todas sus armas, no solo a un director deseando ser Martin Scorsese.

A esto le tenemos que añadir un guión que dibuja muy bien a su personaje central, pero también descuida, y de muy mala manera, algunas de las tramas que va abriendo durante la película. El acoso, la sanidad, las armas, la salud mental,… decenas de temas se exploran en esta película, y a la vez, ninguno. Ver todo bajo la lupa del Joker, hace que los temas tengan un cierre imperfecto, peligroso, dejando al espectador todo el trabajo de desarrollar esas tramas y acciones, y señor Todd… hay temas y temas. No todos los espectadores son capaces de hacer ese ejercicio.

No es que haga pensar al espectador, es que planta las semillas de problemáticas muy complejas. El mensaje es que el Joker es un villano, pero la película lo ensalza a héroe sin despeinarse. “El mundo le ha hecho actuar así”. No, el mundo no, Joker es una persona desequilibrada, sí, abandonada por la sociedad, pero desequilibrada y con grandes instintos asesinos. La justicia no se puede tomar por su mano.

Joaquin Phoenix está sencillamente impresionante, su trabajo no tiene ni un pero en todo el metraje. Vive el personaje, le da capas y capas de personalidad y es capaz de conquistar la cámara en cada uno de los planos. Desde luego, aunque la película tenga más de un pero, Joaquin es capaz de conquistarnos y elevar esta película a un nivel que nadie creíamos posible. El Joker ha vuelto y esperemos que esté con nosotros en más de una producción. ¿Lo veremos junto a Batman y Catwoman en The Batman?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here