‘Kingsman: El círculo de oro’, una alocada secuela de lo más entretenida

0

La secuela de ‘Kingsman’ llega y conquista las taquillas.


Los agentes secretos. Todos nos quedamos completamente impresionados con la primera entrega de esta saga. Sus escenas de acción perfectamente dirigidas y orquestadas, ese aire gamberro y la elegancia de sus actores supuso todo un espectáculo. A mi personalmente me impresionó, pero quizás no tanto como al resto del público. Es cierto que el ritmo y entretenimiento de la entrega son incuestionables, pero tampoco me ofreció algo que no hubiese visto con anterioridad.

En esta ocasión nuestros héroes se enfrentan a un nuevo reto. Cuando su cuartel general es destruido y el mundo está en peligro, sus andanzas les llevan al descubrimiento de una organización de espionaje aliada en EE.UU. llamada Statesman, cuyo origen se remonta a la fecha en que ambas fueron fundadas. En una nueva aventura que pone a prueba la fuerza y el ingenio de sus agentes hasta el último extremo, ambas organizaciones secretas de élite aúnan sus esfuerzos para derrotar a un implacable enemigo común, con el fin de salvar al mundo, algo que está convirtiéndose en una especie de hábito para Eggsy…

Esta segunda entrega es más alocada que su predecesora, de eso no hay ninguna duda. Pero vayamos por partes, comencemos con el reparto. A Taron Egerton se le ve mucho más cómodo en el papel, consiguiendo arrebatar la atención en todo momento. Es el James Bond de esta saga, y menudo Bond… También tenemos a Colin Firth, que vuelve a ser Galahad. No os preocupéis, no voy a entrar en spoilers, pero si os digo que todo se explica a la perfección. Y Mark Strong, Merlin, con mayor protagonismo que en la primera parte.

Por el contrarío, los nuevos personajes resultan un tanto desaprovechados, a excepción de la villana, Julianne Moore, que nos ofrece una Poppy absolutamente hilarante y magnífica. Hally Berry y Channing Tatum se quedan como mera anécdota, dejando más protagonismo a Pedro Pascal y a Sir Elton John. 

Es divertida, fresca, muy loca y entretenida, que aunque no logra impactar tanto como la primera parte, si es una muy buena secuela. Pero hay algo que no han mejorado, nada. Y es que nos seguimos encontrando con una película machista. Al igual que James Bond, ‘Kingsman’ tiene un aire añejo en el tratamiento de sus personajes femeninos. No entra demasiado en desarrollar esos personajes y todos ellos se quedan fuera de cualquier escena de acción. Sí, tenemos una mujer villana, pero es un dibujo de ama de casa preparando unas hamburguesas. Sí, tenemos a una mujer científica, que no le toman demasiado en cuenta. Y sí, tenemos a una princesa, que se dedica a fumar porros y esperar al matrimonio.

Esperemos que en la tercera entrega Halle Berry nos ofrezca ese punch necesario para esta saga que busca y necesita una protagonista femenina a la altura. Como le quedan los trajes a Taron…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here