El Universo Warren vuelve a crecer con la llegada de ‘La Monja’.


El género de terror es algo complicado, no por intentar asustar a la gente, ya que gracias a los golpes de sonido es bastante fácil de conseguir, sino por intentar contentar a todo el mundo y conseguir una ambientación terrorífica. No todas las películas lo consiguen y desde luego no todas puede alardear de marcar a toda una generación. ‘El Exorcista’, ‘IT’ o ‘Pesadilla en Elm Street’ son algunas de las historias que traumatizaron al público, algunas de ellas con villanos que permanecerán en la memoria de la gente para siempre. Hoy en día replicar estos fenómenos es algo complicado, el cine ha cambiado y el público también, ya no nos asustamos con tanta “facilidad”, ni tampoco nos da miedo un señor con una careta. Ahora el público pide sangre, pide angustia, pide pasarlo mal.

Aquí es donde entra Expediente Warren, una bilogía, por el momento, que nos metió en la piel de un matrimonio capaz de luchar contra las fuerzas del mal. Bajo la dirección de James Wan nos llegaron dos películas fantásticas, con ritmo, terror, personajes y unas ambientaciones que nos dejaban pegados a la butaca. Yo tengo que reconocer que disfruté muchísimo más de ‘Expediente Warren: El caso Enfield’, la segunda entrega, que posee secuencias de lo más impactantes y además se nos presenta a la que ha sido una de mis pesadillas durante los últimos dos años, la monja.

La Monja
La Monja

¿Es ‘La Monja’ una decepción o un pequeño triunfo?

La historia nos mete de lleno en una abadía en Rumanía, tras un prólogo en el que se nos dejan claras sus intenciones, ‘La monja’ ya está lista para la guerra. Para investigar lo que parece un suicidio, el Vaticano envía a un sacerdote y una novicia, pero al llegar se encontrarán con algo inesperado, tendrán que descubrir que ha pasado y quien es el responsable de las atrocidades ocurridas. Ya os adelanto que esta entrega, este spin-off, no llega a la calidad de las dos entregas protagonizadas por los Warren, pero si es un faro de luz dentro de este universo que Warner está intentando crear de la mano de James Wan.

Dirigida por Corin Hardy con un guión de Gary Dauberman, nos encontramos con la mejor entrega del universo expandido hasta el momento. Las películas protagonizadas por la muñeca Annabelle se quedan a años luz de lo que nos ofrece esta película, y ya no solo por la interpretación de la fantástica Taissa Farmiga, también por la cuidada ambientación y sus dos protagonistas, la abadia y la monja. Por lo que sí, esta entrega es un faro de luz dentro de esta franquicia, con fallitos, pero un faro de luz que pone la primera piedra sólida para crear un saga sólida.

Parece que la gente se ha olvidado muy rápido de lo mala que era Annabelle, una entrega que no aportaba nada y que lo único que conseguia dar miedo era esa madre irresponsable que dejaba a su bebe en casa sabiendo que algo raro estaba pasando. En ‘La Monja’ tenemos sustos, secuencias e ideas fantásticas, este sí es el camino correcto para los spin-offs de Lorraine y Ed Warren.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.