Llega a las salas de cine la nueva película de Spielberg. Tras un batacazo llega una gran película.


No hay ninguna duda de que Steven Spielberg es uno de los grandes directores de la historia. Nos hizo soñar con ‘E.T.’, ‘Jurassic Park’ y ‘Hook’, y también nos mostró momentos duros como ‘El color púrpura’, ‘La lista de Schindler’ y ‘Salvar al soldado Ryan’. Pero la última película… en fin, ese tropiezo hizo que muchos perdiésemos la fe en el futuro de Steven, ‘Mi amigo el gigante’. Hasta ahora.

La película nos sitúa en junio de 1971, cuando el New York Times, el Washington Post y los principales periódicos de EE.UU. tomaron la valiente decisión de publicar unos documentos y de luchar por libertad de expresión. Informaron sobre los documentos del Pentágono y el encubrimiento masivo de secretos por parte del gobierno que duró cuatro décadas y cuatro presidencias estadounidenses.
Katherine Graham (Meryl Streep), dueña del Post, se encontraba en un momento en el que intentaba que su voz se escuchase como la primera mujer editora del periódico, y Ben Bradlee (Tom Hanks), el volátil director, intentaba relanzar un periódico en decadencia. Debido a estos acontecimientos, y desobedeciendo al gobierno, formaron un equipo imparable para luchar contra el intento sin precedentes de la Administración Nixon de restringir la primera enmienda.

El poder del periodismo y de las mujeres

Vivimos en un mundo bastante podrido y lleno de injusticias, solo hace falta mirar a los políticos y machistas/homófobos/… que inundan el planeta. Luchamos constantemente para cambiar las cosas, y conseguir una sociedad más justa, pero todavía queda un largo camino por recorrer. Nos queda mucho por aprender. En ‘Los archivos del Pentágono’ Spielberg logra plasmar todas estas cosas en una película en la que los diálogos consiguen ser los protagonistas absolutos.

Quizá sea complicado meterse en la película, ya que muchos desconocemos lo ocurrido con estos papeles y la guerra de Vietnam, pero la película consigue explicar lo necesario para vernos arrastrados a una maquinaria que funciona como una imprenta. Poco a poco las páginas en blanco se van tiñendo con tinta hasta salir con textos legibles. Esto es lo que ocurre con esta película. Va in crescendo, hasta llegar a un momento en el que Meryl Streep y un teléfono se convierte en el climax total, llegando al orgasmo cinematográfico.

Una mujer, Graham, arriesga su vida, su familia, su casa y su empresa, SU EMPRESA, para luchar contra la corrupción de un sistema que pretende dejarla sin voz. Meryl Streep está absolutamente maravillosa.

Una película potente

Todos y cada uno de los actores, y el dúo protagonizado por Streep y Hanks, es una absoluta maravilla. Quizá no sea la película más impoluta en el apartado técnico, o que llame más la atención, pero es en los diálogos y en el poder de los personajes donde recae todo el peso de la historia y la dirección. Lo importante aquí es el mensaje que nos deja esta producción de visionado obligatorio. La historia es algo cíclico, y lo que ocurrió en 1971 está volviendo a ocurrir, está en nuestra mano detenerlo y encontrar un nuevo cambio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here