No tenemos que ver todas las series

Durante las últimas semanas no he parado de leer a gente diciendo que 30 Monedas era una mierda, sí, una mierda. Unas veinticinco mil veces ha aparecido esa frase en mi timeline de Twitter, ya sea mediante RT o favoritos, y una cosa que no entiendo es el motivo por el que alguien sigue viendo una serie que no le gusta nada en absoluto. Hace unos años teníamos 10 series contadas y una conversación en redes sociales muy centrada en esas series, pero hoy en día tenemos decenas y decenas de estrenos cada semana, por lo que la falta de contenido no puede ser un motivo.

Estar en la conversación si puede ser un motivo. Ver que alguien comenta 30 Monedas, emocionado por lo maravilloso que le ha parecido, y responder con un «Pues que gusto más malo tienes. Yo lo acabo de ver y es malísimo». ¿Es necesario? ¿Es necesaria esta respuesta? Yo creo que no.

No tenemos que ver todas las series • En tu pantalla

Yo he sido uno de los que ha podido ver la serie completa, los ocho episodios, y me ha fascinado. Desde el principio. Álex de la Iglesia me ha dado lo que yo estaba esperando de esta serie, aún sin conocer su trama y tono. Pero entiendo que para muchos sea floja, mala, loca y que los eventos de la serie ocurran because potato, pero esto tiene una fácil solución. No verla. Cada serie, al igual que cada película, libro o disco de música, está dirigida a un tipo de público y no todos somos el publico objetivo de cada producción que se lanza al mercado. Algunos disfrutarán con series sesudas y otros simplemente con entretenimiento palomitero. De los dramas más oscuros a las mamarracheces culebronescas. Cada producto tiene un objetivo. Cada objetivo está dirigido a un público.

Podeis tener la inmensa suerte de disfrutar con todo. De ver cada producto por lo que es. Pero si veis una serie, un primer episodio, que no os gusta, es tan fácil como pasar a la siguiente. No todo el mundo tiene que ver The Walking Dead. No todo el mundo tiene que disfrutar de Mad Men. No todo el mundo tiene que ver Anatomía de Grey. Y lo más importante. Nadie es mejor seriéfilo por ver según que series. No dan ningún carnet por ver todo. No pasas a una esfera superior por ver A dos metros bajo tierra. No eres menos por disfrutar de Lucifer.

Seguramente se nos ha olvidado el propósito de todo esto. Parece que las series se han convertido en los cromos que cambiábamos en los recreos. Tener el álbum de cromos completo, todas bien pegadas en sus sitios. Las series han pasado a convertirse en simples coleccionables. Algo al estilo Pokémon. «Hazte con todos». Aunque teníamos decenas de Magikarps, que no valían para nada, en el ordenador del Centro Pokémon.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí