Todo comenzó por una terrible maldición. La reina malvada, Regina, harta de perder y de que Blancanieves se interpusiese en su felicidad, lanzó una maldición que trastoco la vida de todos los habitantes de “El bosque encantado”, llevándoles a un mundo sin magia y borrando todos sus recuerdos. Así comenzó la aventura de nuestros protagonistas, y ahora, seis temporadas después, la serie hace un pequeño punto y aparte para renovarse.

Echando la vista atrás vemos que la serie ha tenido un recorrido un tanto irregular. Los guionistas montados en una montaña rusa han ido manejando la historia sin llegar a preocuparse de si al espectador le resultaba repetitivo o aburrido. La serie comenzó en formato serializada, es decir, una única trama que se alargaba a lo largo de toda la temporada, pero en la tercera temporada decidieron dividir las temporadas en dos. Esto, según los creadores, les daba la oportunidad de explorar más los personajes y de dar mayor importancia a los protagonistas. De esta forma nos encontrábamos con una tercera temporada centrada en Nunca jamás y en el mundo de Oz, la cuarta temporada centrada en Frozen y en el trío de villanas, Maléfica, Ursula y Cruella de Vil, y una quinta temporada con Camelot y Dr. Jeykyll.

Esto nos dio mitades de temporadas interesantes, infumables y/o aburridas, por lo que en la sexta temporada volvieron a una trama mucho más serializada. ¿El problema? El bagaje de los personajes centrales y un popurrí de personajes que no tiene el mínimo sentido. ¿Y lo peor? ¡Qué siguieron metiendo personajes! El “¿Para qué tocas?” de Alien se convierte en un “¿Para qué metes nuevos personajes?”.

Hablaría sobre el comienzo de esta temporada, pero lo de “los otros cuentos” fue tan sin sal que mi cerebro lo ha omitido por completo. De lo que sí me acuerdo es de esa escena de opening de “Hace muchos años…” en la que se nos presentaban a Aladdin y a un nuevo Jaffar (ya que conocimos a uno en la terrible serie spin-off de “Once Upon a Time in Wonderland”) y de algunos pequeños retazos de historias, como “Cenicienta”, “Ariel”…

Pero no todo ha sido malo, hemos visto una evolución en lo relacionado con las historias de amor de Emma y Hook, Robin y Regina, Rumple y Bella… con el culmen del episodio musical que funcionaba como apertura de una finale un tanto precipitada aunque de lo mejor de esta temporada – con pizquitas de decepción. Tanto nombrar “la batalla final”, nos hizo creer que íbamos a ver algo espectacular, pero… nada – ¿problemas de presupuesto?.

Es cierto que lo importante de las series de televisión es el viaje, que nos entretengamos con los episodios hasta llegar a un final explosivo, pero ¿hasta qué punto estamos dispuestos a soportar una temporada floja?

Para la nueva temporada, la séptima, la mitad del cast ha decidido abandonar la serie, o se han visto obligados a marcharse, para centrarse en otros proyectos profesionales o personales. Jennifer Morrison (Emma Swan) fue la primera en anunciar que abandonaba el barco pirata, seguida por Ginnifer Goodwin (Blancanieves) y Josh Dallas (Principe encantador) que han decidido volver a vivir a Los Ángeles y abandonar Vancouver, lugar donde se graba la serie.

A estos actores también se les unen, Jared Gilmore (Henry), Emilie de Ravin (Bella) y Rebecca Mader (Zelena), pero a diferencia de los tres anteriores, estos se han visto expulsados por decisiones creativas. Jared debido a un crecimiento de su personaje para la séptima temporada, y Bella y Zelena… pues… ¿hacían algo en la serie ahora? Los que sí están confirmados son Lana Parrilla (Regina), Robert Carlyle (Rumple) y Colin O’Donoghue (Hook), que se unirán a los dos personajes presentados en la season finale.

¿Qué ocurrirá ahora con la serie? Yo sinceramente espero que se arriesguen lo máximo posible, que no tengan miedo a matar personajes, dar giros de 180º o contarnos historias de lo más alocadas. Que no cometan los mismos errores que hasta ahora, que por no querer deshacerse de personajes, terminaban resolviéndolo todo de la misma manera, un beso de amor; ya sea resucitar a alguien o finiquitar una maldición.

¿Hemos tenido cosas interesantes esta sexta temporada? Sí. El hada oscura ha resultado ser una villana fantástica, al igual que ver a la doble Regina, su lado bueno y su lado malo, pero por lo general la temporada no ha tenido ni pies ni cabeza. Nos acordamos de cosillas, pero si alguien te pregunta… ¿De qué ha tratado esta temporada? Todos empezamos a decir cosas sin relación entre ellas, como por ejemplo Aladdin o Ariel buscando a Eric, pero es difícil encontrar un punto central.

Ser “The Savior” no es algo tan exclusivo como creíamos, esta temporada sin ir más lejos hemos visto tres salvadores, por lo que encontrar un sustituto o sustituta a Emma no es algo imposible. Eso sí, la chaqueta roja parece estar colgada al fondo del armario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here