Crítica de ‘Pokémon: Detective Pikachu’, la primera aventura de Pokémon de acción real, protagonizada por Ryan Reynolds y Justice Smith. La película llegará a los cines a España el 10 de mayo.


¡Han tardado demasiado! Es imposible tener esa sensación agridulce al salir de ver la película. No paro de pensar que esta película llega bastante tarde, que mi yo del pasado, ese que jugaba a Pokémon Azul y Amarillo (nunca fui del rojo), habría disfrutado de esta película mucho más. Es entretenida, divertida y llena de pokémones en cada uno de sus planos, pero… también es previsible y plana. ¿Da lo que promete? Sí. ¿Ha cumplido mis expectativas? Sí. ¿Quería más? También.

La película, dirigida por Rob Letterman (‘Pesadillas’, ‘Monstruos contra Alienígenas’), nos demuestra que el universo Pokémon está vivo y que es mucho más grande de lo que nos creíamos. Esta entrega nos enseña únicamente una pieza muy pequeña de un mundo que podría ofrecernos mucho más. Nos han faltado las batallas Pokémon, entrenadores, gimnasios, Ash Ketchum… la sensación, como bien he dicho, es bastante agridulce. Entiendo que hayan enfocado el proyecto a un publico más infantil y alejado de lo que conocíamos hasta el momento, pero también creo, y esto es algo que me pasa con muchísimas películas que van a una franja de edad muy temprana, que tratan a ese público como si fuese tonto. Y no lo son. Para nada.

La trama es sencilla, los giros son previsibles y la emoción se puede contar con los dedos de una mano. Faltan referencias, falta profundidad y, desde luego, falta mucha más complejidad en la historia. Sin entrar en spoilers, aunque es parte de la sinopsis de esta aventura, a los 5 minutos se comunica al espectador que no debe preocuparse, que no todo es lo que parece. ¿De verdad? ¿No se podía mantener el misterio hasta el final de la entrega? ¿Hace falta dar todo masticado al espectador?

¿De qué va? En ‘Detective Pikachu‘ nos encontramos con Tim Goodman, un joven que debe regresar a su hogar para desentrañar un misterio de lo más pelígroso. Para ello contará con un Pikachu, uno con el que se comunicará como si de una persona se tratase, nada de Pika-Pika, ni gestos, ¡Este Pikachu habla! (pero sólo para nuestro protagonista).

Pese a su guión de lo más simple, la película es entretenida y agradable, un producto que contentará a los fans menos exigentes, ofreciendo algo fresco y complementario a sus aventuras en Pokémon y Pokémon GO!. Sólo espero que la secuela logre mayor profundidad en su historia y que logren conectar mucho más lo que todos conocemos como Pokémon. ¿No os gustaría ver una película centrada en los orígenes de la franquicia?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here