Un drama francés de libro que nos adentra en lo que hay detrás de un transplante de corazón, ese equilibrio entre el dolor y la esperanza.


Simon es un joven francés con una familia que le quiere, una novia de la que está enamorado y unos amigos con los que disfruta de su pasión: el surf. Volviendo de una escapada al mar a coger olas, sufre un accidente de coche y entra en muerte cerebral. Claire es una mujer, madre de dos hijos adultos, que padece una enfermedad de corazón crónica que necesita un transplante. Ambos y ninguno son protagonistas de “Reparar a los vivos”, pues la verdadera historia es el viaje del corazón de uno al cuerpo de la otra. 

Katell Quillévéré nos relata, en su tercera pelicula, la historia de un transplante de corazón, intentando mantener el equilibrio entre el dolor de la familia de Simon y la esperanza de Claire y sus hijos.

La película, basada en la novela homónima de Maylis de Kerangal, intenta no caer (sin llegar a conseguirlo en algunos momentos) en las estrategias más típicas del melodrama. Los mejores momentos de la película son tal vez aquellos que funcionan de bisagra entre la historia de Simon y Claire, esas secuencias y escenas protagonizadas por el personal médico del hospital donde está ingresado Simon.

Brilla especialmente Monia Chokri en el papel de Jeanne, una enfermera que no empieza con buen pie frente a la familia y a los médicos de Simón. Entre ella y Tahar Rahim, el coordinador de transplantes se comen esas escenas que conforman el épilogo de una de las familias y el prólogo de la otra.

Esta cinta acaba dependiendo en todos los demás momentos de sus dos personajes principales femeninos, tanto Anne Dorval como Emmanuelle Seigner están inmensas en sus papeles y se les nota cómodas en este drama al uso del país vecino.

La música de Alexandre Desplat se convierte en momentos en uno de los principales protagonistas. Y el tratamiento a la trama principal y esa suerte de cambios de personajes principales a lo largo del filme salvan a una película que podría haber caído en ser otra película dramática francesa más, satisfaciendo así tanto a los que buscaban un drama francés de libro como a los que buscan algo más.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here