Este fin de semana llega a las salas “El nacimiento de una nación”, una película dirigida, escrita e interpretada por Nate Parker.


La esclavitud. Esa larga mancha que cubre parte de la historia de la humanidad, y que todavía hoy en día arrastra consecuencias. Esta etapa en la historia nos ha llegado al cine en numerosas ocasiones, hace unos años con “12 años de esclavitud” y ahora con “El nacimiento de una nación”, donde nos muestran como la vida de mucha gente fue sentenciada por el color de su piel. Ahora, en esta película de Nate Parker, nos muestra con dureza y frialdad escenas que no pueden dejar indiferente a nadie.

Esta película dirigida, producida e interpretada por Nate Parker consiguió ver la luz con un presupuesto de únicamente 10 millones de dólares, y digo únicamente ya que por regla general las producciones suelen sobrepasar esa cantidad. Técnicamente esta producción es impoluta, no tiene nada que envidiar a otras grandes superproducciones que se han hecho hasta el momento. Nate ha puesto su alma y personalidad en cada una de las escenas de este filme, contándonos una pequeña gran historia centrada en la historia de Nat Turner, un instruido esclavo y predicador cuyo propietario Samuel Turner atraviesa por dificultades económicas.

La historia comienza contándonos su vida junto a su madre y abuela en los terrenos de la familia Turner, una vida tranquila y sin que su vida corra gran peligro ni constantes humillaciones, comparándolas con el resto de esclavos que viven en la zona y EEUU. Mostrándonos que el amor y el cariño pueden superar cualquier tipo de obstáculo o situación. Hasta que la realidad azota la vida de esta comunidad y del propio Nat.

Nate Parker logra situarnos en una atmósfera buena, dentro de lo horrible de la esclavitud, para golpearnos con un efecto directo al corazón. La historia no es amable, no es dulce y desde luego no estamos viendo un cuento. Hoy en día muchos creen que este tipo de películas, al igual que las manifestaciones que se hacen alrededor del mundo, han pasado de moda y son historia antigua. Pero hasta 1865 los esclavos en EEUU existieron, y todavía, a día de hoy, hay 27 millones de esclavos en todo el mundo.

Con “El nacimiento de una nación” nos encontramos una película impecable, tanto técnicamente, como a nivel interpretativo, en especial en el trio de mujeres Aunjanue Ellis, Aja Naomi King y Esther Scott, que con simples miradas son capaces de trasmitir la dureza de la situación. Las dos horas de duración de la película logran pasarse volando, eso sí, prepararos para encontrar una película dura, no solo son los latigazos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here