Una comedia, sin comedia, pero que resulta simpática y adorable, “Mesa 19”.


Las comedias románticas, o mamarrachas como suelo definirlas yo, también tienen derecho a vivir. Parece que cada producto debe cumplir ciertos estándares marcados por un criterio universal con “El Padrino” como insignia, pero no, hay cabida para todo. Con “Mesa 19” nos encontramos un producto ligero, simpático y adorable, es cierto que no logra explotar y lograr ese tono loco que pretende desde un primer momento, pero si consigue que el espectador siga las aventuras de Anna Kendrick mientras se pasea de un lado al otro del salón de bodas.

La mejor amiga de Eloise (Anna Kendrick, “Dando la nota”) se va a casar, y hasta hace muy poquito tiempo ella iba a ser la dama de honor, y digo hasta hace poquito ya que el hermano de la novia dejo a Eloise a través de un mensaje de texto. De todas formas, decide mantener la cabeza en alto y asistir a la boda. En la comida, se sienta en la mesa “aleatoria”, la mesa 19, del final del salón con un grupo dispar de desconocidos, la mayoría de los cuales deberían haber rechazado la invitación.

A estas alturas del partido creo que hemos visto miles de situaciones alrededor de una boda, “Planes de boda” nos invitaba a ver los preparativos de la ceremonia, “La boda de mi mejor amigo” la lucha por intentar impedir una boda, “Guerra de novias” la lucha de ser la primera en casarse y “27 vestidos” nos mostraba a la eterna dama de honor. Ahora nos toca centrarnos en los invitados, una mesa de misfits. Eloise (Anna Kendrick), Bina Kepp (Lisa Kudrow, “Friends”), Jerry Kepp (Craig Robinson, “Mr. Robot”), Rezno Eckberg (Tony Revolori, “El gran Hotel Budapest”), Jo Flanagan (June Squibb, “Nebraska”) y Walter Thimple (Stephen Merchant, “The Office”) son nuestros peculiares protagonistas.

Es innegable que la película hubiese funcionado mejor en formato de serie de comedia, 30 minutos en los que los personajes podrían haber brillado con diálogos y situaciones de lo más alocadas. Pero también es verdad que no es tan terrible como la gente y los críticos han ido publicando en internet. ¿Podría ser mejor? Sí, de hecho, podría ser muchísimo mejor. ¿Es un horror? No. Con “Mesa 19” nos encontramos simplemente una película simplona y simpática, no os arrancará carcajadas, ya que los chistes brillan por su ausencia, pero si es un producto adorable.

Es un producto para disfrutar en el sofá con mantita y un buen pedazo de tarta. Anna Kendrick logra soportar medianamente bien el peso de la película pero es cierto que falta una gran cantidad de chistes y situaciones divertidas o incluso incómodas, vamos, ya que estás en una boda en la que cualquier persona sensata no estaría, y nada más entrar te dicen que no hagas ninguna locura… HAZ LOCURAS, y más si estás en una mesa en la que todos podríais montar una buena fiesta, que a ninguno del resto de invitados les va a importar, no existís para nadie, sois la mesa invisible, sois Keira Knightley en “Star Wars, Episodio 1: La amenaza fantasma”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here