Llega “Moonlight”, una de las mayores sorpresas para la carrera a los Oscar. Dirección, guión, interpretaciones,… lo tiene todo.


“Moonlight” podría definirse como maravillosa. En esta segunda película del director Barry Jenkins (“Medicine for Melancholy”) nos demuestra el poder de una cámara y un guión, de una banda sonora y de una fantástica fotografía, de como muchas veces para contarnos una historia no es necesario tener un presupuesto multimillonario, sino un personaje que fascine al espectador. En esta película, basada en la obra de teatro “In Moonlight Black Boys Look Blue” de Tarell Alvin McCraney, vemos la vida del joven Chiron en tres etapas diferentes; la infancia o inocencia, la adolescencia o la lucha y la adultez, cada una titulada de la siguiente manera; 1. Little, 2. Chiron y 3. Black.

La verdad es que hace unos meses decidí no ver ningún tráiler más, ya estaba arto de que me destripasen las películas mucho antes de entrar en la sala de cine para poder disfrutar de la película, así que cuando llegué al visionado de “Moonlight” no sabia que esperar, y la sorpresa no pudo ser más maravillosa. Durante los 5-10 primeros minutos de película uno piensa que esta viendo una película bastante normal, la vida de un joven rodeado por el mundo de las drogas, pero rápidamente una percibe que no es una película del montón. La dirección, los diálogos y una de las lineas de dialogo del protagonista, “What’s a faggot?”.

A partir de ese momento, y como si hubiese sonado el comienzo de una carrera contrarreloj, la película te empuja a no apartar la mirada ni un segundo y a ver la vida de este joven en diferentes etapas de su crecimiento. Desde la relación con su madre o en su colegio hasta en su safe house con Juan y Teresa. No quiero destripar nada más sobre la película, ni quiero entrar en analizar cada uno de los personajes que aparece en el filme, creo que la maravilla que nos trae Barry Jenkins se merece poder disfrutarla desde el desconocimiento.

Lo que si voy a decir es que todos y cada uno de los actores está absolutamente brillante. Alex R. Hibbert (Chiron niño), Ashton Sanders (Chiron adolescente) y Trevante Rhodes (Chiron adulto) nos ofrecen unas escenas de lo más impactantes. Es una de esas interpretaciones y personajes que dan motivo a la existencia del cine y que logra transmitir mucho sin decir una palabra. Este es un personaje inocente, callado, tímido e introspectivo, no sabemos que piensa, pero todos nos sentimos identificados y conectados con el. Te hace pensar, sentir y emocionar. También tenemos a Naomie Harris (“Belleza oculta”) y Janelle Monáe (“Figuras ocultas”), fantásticas ambas, y a Mahershala Ali (“Luke Cage”).

Con “Moonlight” nos encontramos una joya. Sincera y emocional, en la que tanto Tarell Alvin McCraney como Barry Jenkins se han dejado la piel para hacernos llegar una historia dura y real que no dejará indiferente a nadie.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here