Ringer nos ha traído de vuelta a Sarah Michelle Gellar (“Buffy la cazavampiros“) a la televisión, yo tengo que reconocer que era uno de los que mas esperaba el regreso de nuestra cazadora a la pequeña pantalla. Como no iba a desear su regreso si la serie que la vio nacer y crecer ha sido y será mi serie favorita. Pero… no todo es tan sencillo, una cosa es que quiera que vuelva y otra que vuelva así.

Ya llevamos 3 episodios de la serie y aunque la falta de ritmo no sea uno de sus fallos, ya que no paran de ocurrir cosas y de dar giros cada cual mas chungo y patatero, tiene un grave problema básico, la serie no sabe ni que es, parece un pastiche de ideas y que simplemente pasan las cosas por pasar algo. No me quiero imaginar como será una reunión de los guionistas de esta serie, deben ser peores que las de True Blood y Anatomía de Grey juntas. Pero a pesar de este problema, lo peor de todo, es que se deja disfrutar. Es un culebrón sin ninguna base solida y que se pasa por alto las reglas que se impone a ella misma.


Para el que no conozca el planteamiento inicial de la serie decir de forma rápida, que trata sobre Bridget, que intenta escapar de su pasado, y decide tomar la personalidad de su hermana gemela Siobhan después de que ella se suicide (o eso cree Bridget que ha hecho su hermana). Todo parece muy fácil, me recojo el pelo y hago de pija, pero descubre que la vida de su hermana no era tan fácil y tan bonita como parecía en un principio, matrimonio en problemas, un amante que resulta ser el marido de tu mejor amiga, y un embarazo (el de Siobhan, que ahora Bridget tendrá que ¿interpretar?)… Ah! y no nos podemos olvidar que alguien va detrás de ella a matarle (que resulta ser la hermana que ha escapado a Paris después de hacer el falso suicidio) y los que iban detrás de Bridget.

¿Has entendido la sinopsis? ¿No? Pues no te asustes, que la serie tampoco la entenderás al verla, es tan simple como incomprensible. La primera pregunta que te harás al verla es el motivo por el que la estas viendo y una vez superada esta etapa, la pregunta del millón será ¿Han amenazado a los actores para que acepten participar en la serie?


La respuesta a esa pregunta sin lugar a dudas seria que “Si” (ya sabéis que la luz a subido y las casas de estos actores tienen que ser grandecitas), Sarah que aunque la ame profundamente sus dotes como actriz son iguales a las de un palillo de dientes, es decir… de un solo registro y planas, la vemos interpretando un doble papel que sino fuera por la ropa y el peinado no se podrían diferenciar. Interpreta igual de “bien” a una ex-stripper alcohólica que a una pija de NY, y sus miradas llenas de tensión se quedan en el aire sin llegar a rozar la cámara que la graba.

No mencionare al resto de actores del reparto ya que cada personaje y actor van a su bola, únicamente unidos por Sarah, podríamos decir que son 7 series alrededor de ella, sin ninguna o apenas ninguna conexión entre ellas. Por el momento la serie esta sujetada por hilos y celo, cosa que en tres episodios se puede sostener, pero quizás en 22 la cosa ya se ponga un poco chunga.

Pese a todo esto… yo la seguiré viendo, engancha debido a su nivel culebrón y mi amor hacia ella hace que vea todo lo que hace, y a eso hay que sumarle mi devoción por la CW. Espero que mejore (diosssss, espero que mejore mucho).

Sarah Michelle Gellar… Yo te quería… Vive de Buffy y deja de hacer semejantes mierdas aunque yo las vea todas XD

Compartir
Artículo anteriorFalling Skies: Primer contacto
Artículo siguienteThe Secret Circle: Descubre tu poder
Creador y editor de "En tu pantalla". Ya han pasado más de diez años desde que la web empecé la aventura de tener un blog propio en el que hablaba de series, cine, dvd, blu-ray, anime... Mi pasión por las series y el cine hacen que devore todo lo que pase por mis manos. "Buffy, la cazavampiros" y "Alarma en el Expreso" son los pilares de mi mundo seriefilocinematográfico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here