La búsqueda del asesino más mamarracha de la televisión.


El misterio es lo de menos. El último éxito de la CW, y que no dejó indiferente a nadie, vuelve con su segunda temporada en menos de una semana. La serie la amas o la odias, no existe punto medio con las series de la CW. Aunque muchos se empeñen en que estas series, o las de Freeform, son ser placeres culpables, yo no creo en este termino. Una serie te gusta o no te gusta, así de facil, querer usar este termino para justificar que te gusta “Mad Men” y “Pretty Little Liars” es absurdo, nadie es mejor que nadie por sus gustos a la hora de decidir que ver.

Esta serie mezcla Twin Peaks, Gossip Girl y Pretty Little Liars para ofrecernos una serie un tanto diferente a lo que estamos acostumbrados hoy en día. Actualmente las series dirigidas a adolescentes se centran más en los superhéroes o dramas de corte romántico tipo “Jane The Virgin”. Esta es más… es más… no tengo ni idea de como definirla, pero lo que si nos ofrece por encima de todo son divas. Veronica Lodge (Camila Mendes) y Cheryl Blossom (Madelaine Petsch) nos ofrecen luchas titánicas desde el primer episodio, y se a eso le sumamos unos shirtless fantásticos de nuestro protagonista, Archie Andrews (K.J. Apa). ¿Qué más podemos pedir?

La serie comienza con un terrible accidente y la desaparición de Jason Blossom. Después de ver esto, la serie da un pequeño salto temporal con la llegada de un nuevo curso. La localidad de Riverdale aún no se ha recuperado del trágico suceso y el misterio que envuelve la desaparición del joven. Ante lo ocurrido, Archie Andrews, se replantea su futuro: quiere dedicarse a la música en lugar de seguir los pasos de su padre en el negocio de la construcción.

Lo que hace un verano trabajando en la obra. Y la gente apuntándose a Crossfit. Bien, en este pueblo todo varón tiene cierta alergia a la ropa, y los personajes femeninos no salen de casa sin pasarse por el estudio de Teen Vogue. En ‘Gossip Girl’ lo llegábamos a entender, ya que se encontraban en la ciudad y su nivel adquisitivo superaba el premio de cualquier euromillón. Pero en ‘Riverdale’ las cosas son un poco diferentes. Pero no nos centremos en esto y pasemos a lo interesante. ¿Merece la pena la serie?

La primera temporada se compone de 13 episodios, con un arranque prometedor y un final interesante, ¿Cuál es el problema? el resto de episodios. La serie ‘The Vampire Diaries’ nos trajo agilidad a las series adolescentes, vamos, lo que viene siendo quemar la trama, y todo parecía indicar que ‘Riverdale’ iba a seguir su mismo rumbo. Pero se encontraron con un bache. No es que la serie no sea entretenida, que lo es, pero es cierto que a mitad de la primera temporada uno tiene la sensación de que no paran de revolver la misma mierda. Gracias a dios llegan los últimos episodios que son una guinda perfecta.

Yo uno de los grandes problemas que le veo es que parece que han ido escribiendo la trama según iban grabando. Está bien que la gente no vea venir las cosas, pero si deben tener cierta coherencia con lo que está pasando. Veremos como plantean la segunda temporada y si la serie consigue tener un ritmo aceptable.

Ahora que las series insignias en el género adolescente han llegado a su fin, ‘The Vampire Diaries’, ‘Pretty Little Liars’ y ‘Teen Wolf’, puede que esta serie sea la sustituta perfecta. La segunda temporada va a tener un complicado recorrido, ya que esta temporada se enfrenta a 22 episodios. Desnudar a Archie no puede ser la solución para todo. 

¿Habéis visto la serie? ¿Qué os parece?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here