Crítica de ‘Stalker’, una maravilla sin innovación

Ya lo he dicho en muchos momentos. “Stalker” es una serie muy normal y procedimental, nada nuevo que nos aporte a la parrilla televisiva estadounidense, pero no sé porque pero a mí me tiene enganchadisimo y es una de las series de la temporada.

2 detectives, la teniente Beth Davis y el recién llegado Jack Larsen son los protagonistas que junto con Ben y Janice (como me ha sorprendido la actriz al ver que no era tan tanto como en “Devious Maids”, vamos que es muy buena actriz).

Tratan problemas con acosadores, y en cada capítulo vemos un caso diferente en el cual este equipo lo soluciona viendo hasta donde pueden llegar algunas personas obsesionadas con otras.

Una serie creada por Kevin Williamson, escritor de algunas película de la saga Scream, y que también está detrás de otras series y películas de suspense y terror, en la cual vemos algunos puntos suyos reconocibles para los amantes de sus películas.

Pero a parte de esas pequeñas tramas semanales también hemos visto como hasta ahora hemos tenido otras 2 tramas generales, una más importante que la otra.

Vemos como el detective Jack llega un gran secreto, y es que es el padre del hijo de la Fiscal del distrito, Amanda. Un padre que busca ver y recuperar a su hijo a pesar de la negación de ella. Una trama que avanza hasta el punto de que ella le permite ver al hijo y demás. Yo esperaba más de esta trama al principio, pero bueno hizo lo que tenía que hacer, crearnos esa duda con el sabiendo que ocultaba algo.

La otra y más grande, la cual ahora está llegando a su momento cumbre, es una con la teniente Davis (Que Maggie Q, sea la protagonista creo que es una de las cosas que más me animo a verla. Echo de menos a Nikita). En el primer caso de la temporada tiene que hacer frente a un joven desequilibrado, un joven que se obsesiona con ella, hasta el punto de averiguar el gran secreto de Beth, y es que toda su familia fue asesinada quemada en su casa y que fue la única superviviente. Un acontecimiento que hizo que cambiara de ciudad, se cambiara de nombre y se preparara para este trabajo que la mantiene ocupada todo el día y en el cual se esconde de su soledad. Ese acontecimiento le provocó una inseguridad que aún tiene por el hombre que hizo eso, hombre que está internado en un psiquiátrico. O estaba…

Esta semana pasada vemos como la obsesión de Perry (el joven del que hablábamos antes) llega a un punto que busca a este hombre y lo libera, para poder seguir haciendo la vida imposible a Beth, pero ahora no se encuentra sola y tiene a su equipo que es conocedor de su secreto para poder ayudarla.

Una serie que como he dicho no aporta mucha novedad, pero que a mí me tiene enganchado, intrigado, disfruto cada semana con cada capítulo, no se me hace larga y es un de las primeras de la lista a la hora de ver.

¡TOTALMENTE RECOMENDABLE!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí