Llega la nueva película de Frances McDormand con una película que te hará reír y llorar a partes iguales.


Con esta película nos encontramos una película en la que el guión es el principal ingrediente. Todavía es pronto para decir que nos encontramos ante una de las películas más importantes de este 2018, pero sí es verdad que el resto de filmes lo tendrán difícil para conseguir ser tan redonda en todos los aspectos. La banda sonora, las interpretaciones, el guión, la dirección y en especial, Frances McDormand.

La historia nos mete de lleno en la vida de una mujer que después de meses sin que aparezca el culpable de la muerte de su hija, da un valiente paso al colocar tres anuncios en unas vallas publicitarias que se encuentran en una de las entradas a su pueblo. Estas contienen lo que supondrá toda una declaración, un mensaje dirigido a William Willoughby, el jefe de policía del pueblo.

El equilibrio entre el drama y la comedia

La historia no da para muchas risas. Nos encontramos ante un dramón con todas las letras. El guión llevará al espectador al límite de la incomodidad, no sabréis si reír o llorar, y ahí está uno de sus grandes aciertos. McDormand, junto con Martin McDonagh, director y guionista, han conseguido una película de lo más especial, valiente y diferente. Sam Rockwell es otro de los grandes aciertos de este proyecto, y sin entrar en demasiados detalles, os sorprenderéis.

La personalidad que transmite la película durante todo el metraje hace que nos encontremos con una joya. La banda sonora de Carter Burwell, y los diálogos punzantes de Martin McDonagh, hacen que nos encontremos con una película única. El cine es esto, esta maravilla, de 2h de duración y con todos los ingredientes del buen cine. Es una de las películas mejor escritas en mucho tiempo, una dramedia de lo más incomoda y atrevida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here