Crítica de ‘Élite’ 5, cómo maquillar la incoherencia narrativa con sexo

Crítica escrita tras ver los tres primeros episodios de la quinta temporada de ‘Élite’, disponible en Netflix a partir del 8 de abril. Esta reseña puede contener spoilers de las anteriores temporadas de la serie.

Para la tranquilidad del lector/a, Élite sigue siendo Élite. Llegados a este punto, con unos cuantos episodios asentados desde 2018, es de vital importancia puntualizar que el producto que conocíamos es el que nos volveremos a encontrar este próximo 8 de abril con el estreno de la quinta tanda de episodios de la serie. Y, en consecuencia, veremos los mismos fallos. Pero… ¿qué importa todo lo que no sea: sexo, drogas y alcochol? Estamos en Élite. Si buscas un guion coherente, buena fotografía y un elenco con tablas frente a la cámara, esta no es tu serie. Aquí venimos a lo que venimos. Acompáñame en este pequeño análisis de lo nuevo de Las Encinas.

Sinopsis de la quinta temporada de Élite

Arranca un nuevo curso con frentes abiertos. Tras la fatídica fiesta de Phillipe de Nochevieja y la huida de Guzmán, el secreto de la muerte de Armando amenaza con truncar la historia de amor de Samuel y Ari. Rebeca está en pleno viaje de autodescubrimiento, mientras Omar se recupera de la separación con Ander. Adam Nourou llega pisando fuerte con Bilal. Dificultará su relación con Samuel.

La confesión de abuso de Phillipe, los ataques de ira de Patrick, el deseo de venganza de Benjamín, un regalo que Armando le hizo a Mencía, un pacto de silencio entre Samuel y Rebeca que se romperá rápidamente y traerá las peores consecuencias…

Un escenario plagado de bombas a punto de estallar al que llegan dos nuevos estudiantes: Isadora, Valentina Zenere (Las chicas del cable) la gran heredera del imperio del ocio nocturno, e Iván,  el hijo del mejor futbolista del mundo, André Lamoglia (Juacas). Por supuesto, ninguno de los dos pasará desapercibido.

https://www.tiktok.com/@pablonesflis/video/7082815363284520197

Élite y cómo maquillar la incoherencia narrativa con un enredado de tramas que puede no llegar a ningún lado. Quién lo iba a decir. Los nuevos episodios de la serie retoman los sucesos de su cuarta temporada, con alguna que otra salida (la marcha de Guzmán y Ander). Por lo -poco- que hemos podido ver, se nos presenta una escena alejada del misterio, matriz central de anteriores temporadas, para dar más importancia a la introducción de tres nuevos personajes, encarnados por André Lamoglia, Valentina Zenere y Adam Nourou. Es más, todo lo relativo al ‘suceso’ de la temporada no se deja casi ver. Nos encontramos ante una introducción que prioriza el cerrar heridas.

Mamarracheo, sexo y más mamarracheo

Es interesante ver cómo la producción logra el enganche del espectador -aunque, más de uno seguro haya desconectado-. El ingrediente secreto es la representación explícita: el sexo es ya el coprotagonista de la ficción. Seguirá presente, pero no para solucionar trama. Hasta ahora, las relaciones amorosas y/o afectivas han sido el tópico que ejercía de parche para hacer ‘como si no hubiera pasado nada’. Esto cambia, drásticamente, con la llegada de André Lamoglia y su Juacas, gracias al cual veremos un lado no explorado hasta ahora en el personaje de Manu Ríos.

Élite sigue siendo la misma de siempre. En consecuencia, un producto final poco cuidado que se conforma con mantener al espectador pegado a la pantalla. Los nuevos episodios juegan con una falsa libertad juvenil vestida de normatividad corporal. Por ello, es importante puntualizar que en la realidad sí existen cuerpos gordos, y que cualquiera es igual de válido.

Carlos Montero, creador de Élite, habló en Fotogramas sobre la no representación de las personas gordas en la serie: «Son cuerpos a los que aspiramos, ya sea para parecernos a ellos o para acostarnos con ellos. ¿Cuáles son las razones de mostrar estos cuerpos y no los de verdad? Pues los mismos de estar contado una élite española que tampoco existe. Es una estilización, una idealización. Igual que muestro piscinas y casas de ensueño, muestro también cuerpos de ensueño». Con esta cita un tanto polémica y perniciosa termino el análisis de Élite 5. Los nuevos episodios de la serie llegarán a Netflix este próximo viernes 8 de abril.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí